Miércoles 05 de Agosto, 2020

El terrible perfil de presunto autor de masacre en Liberia

Paranoide, narcisista y con una visión disociada de la realidad son algunos de los rasgos.
Adrian Galeano / David Barrantes03 de febrero, 2017 | 07:24 AM

El hombre detenido esta mañana como principal sospechoso de degollar a cinco jóvenes dentro de un apartamento en el barrio La Victoria de Liberia fue descrito por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como una persona sumamente violenta y con trastornos de personalidad que afectan su percepción de la realidad.

El aprehendido fue identificado como de apellidos Ríos Mairena de 33 años, quien sería nieto de la pareja que les alquilaba el apartamento a los jóvenes, situación que aparentemente le facilitó el acceso al inmueble para cometer el atroz hecho.

Lea: Sospechoso de masacre en Liberia habría sido impulsado por una fantasía sexual

Según explicó Walter Espinoza, director del OIJ, el hombre había sido identificado desde hace algunos días, de modo que los agentes judiciales ya mantenían vigilancias para determinar el comportamiento y las acciones que realizaba.

La investigación que llevó a cabo la Policía Judicial en torno al sospechoso permitió construir un perfil que lo señala como una persona inestable, con problemas para socializar y sumamente violenta, características que fácilmente podrían ser vinculadas con el homicidio múltiple.

“Este sujeto tiene rasgos de personalidad paranoide, narcisista, tiene una visión disociada de la realidad, es sumamente agresivo, hostil, le cuesta tener empatía y pensamos que la motivación del hecho criminal es una fantasía social recurrente de naturaleza compulsiva”, manifestó Espinoza.

El hombre vivía con su madre y su padrastro.

Además, el director de la Policía Judicial aseveró que Ríos Mairena incluso ya había sido condenado a ocho años de cárcel por un crimen de tráfico de drogas, de modo que fue enviado a un centro penitenciario.

Sin embargo, el presunto autor del crimen múltiple no cumplió con toda su condena detrás de los barrotes, ya que aparentemente un Juzgado de Ejecución de la pena le facilitó un beneficio para que continuara descontando la condena fuera de prisión.

Los mismos vecinos de barrio La Victoria indicaron que el sujeto ha vivido siempre en esa zona y que nunca lo vieron con algún comportamiento violento, sin embargo, destacaron que era una persona muy callada y que casi no socializaba con los demás.

Antecedentes de la masacre

El terrible hecho por el cual el sospechoso fue detenido se remonta a la madrugada del 19 de enero del año en curso, cuando oficiales de la Policía Administrativa se desplazaron hasta el barrio La Victoria en Liberia, para atender un supuesto caso de violencia doméstica, pero terminaron encontrando la escena de una masacre.

Dentro de un pequeño apartamento contiguo a la parte trasera de una vivienda, los policías hallaron los cuerpos de cinco jóvenes, tres mujeres y dos hombres, todos con una profunda herida de arma blanca en el cuello y cuatro de ellos maniatados.

En el lugar también se halló a una menor de tan solo 14 años, prima de una de las muchachas asesinadas, quien se debatía entre la vida y la muerte debido a que también había sido herida. La menor fue trasladada de inmediato al hospital de la zona, donde fue intervenida quirúrgicamente de forma exitosa.

Tras las primeras diligencias en la escena, los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) lograron identificar a los fallecidos como Joseph Briones Solís de 25 años, Ingrid Massiel Méndez Serrano (24), Dayana Vanessa Martínez Romero (24), Stephanie Hernández García (23) y Ariel Antonio Vargas Condega (24).

Trascendió que Joseph, Dayana, Ingrid y Stephanie, además de ser oriundos de Upala también eran estudiantes de la Universidad de Costa Rica (UCR) en la sede de Guanacaste; mientras que Ariel era un vecino de la zona que trabajaba en una venta de repuesto y se le reconocía debido a su pasión por el baile.

Pocos días después de la masacre, con ayuda de la única sobreviviente, el OIJ dio a conocer un retrato hablado del sospechoso, en el cual se mostraba como un hombre de tez blanca, de poco cabello y con un tatuaje de una aparente letra china en la parte posterior de su hombro derecho, elemento que facilitó la aprehensión del hombre.

El sospechoso es nieto de los dueños del apartamento en donde vivían las víctimas.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR