Sábado 21 de Octubre, 2017

Conflicto de intereses y varias críticas internacionales por decreto Trump

16 de febrero, 2017

Humberto Rojas Rodríguez

[email protected]

La decisión del presidente Donald Trump de prohibir la entrada de ciudadanos de Irak y otros seis países de mayoría musulmana provocó diversas reacciones en Mosul, donde soldados iraquíes ayudan a la coalición multinacional en la lucha contra el grupo que se hace llamar Estado Islámico.

A largo plazo la medida no afectaría el combate al terrorismo, pero puede que haya fricciones entre el Ejército iraquí y el estadounidense. El Parlamento iraquí analiza hacer lo mismo y prohibir la entrada a estadounidenses.

En tanto, otros países también criticaron la decisión de Trump. La indignación atraviesa el mundo musulmán, y la Liga Árabe denunció ayer como “restricciones injustificadas” las prohibiciones impuestas por Trump.

Lea: Nada de lo humano nos puede ser ajeno

Uno de los titulares de noticias más controversiales del mundo nos muestra el conflicto que atraviesa la humanidad a causa de un fenómeno que nació con la civilización hace muchos siglos atrás: El fenómeno de los Intereses Particulares.

De hecho, durante la Edad Primitiva existía Unidad Natural, instintiva en la humanidad, en el período de los Intereses Particulares (Civilización), la Unidad solo se ha dado accidentalmente, la constante ha sido la división: todos contra todos: pérdida de equilibrio.

Para el futuro, puede ser posible la Unidad basada en el Conocimiento y los Ideales Comunes, adicionándole la previsión y la construcción de futuro; superando así, la Unidad instintiva de subsistencia.

De tal manera, afirmamos que la Unidad es de la misma categoría e importancia que la actividad, el trabajo y la direccionalidad, en cuanto a frutos; que se genera con ideales comunes y, los ideales comunes generan Direccionalidad.

Entonces, cuando la humanidad y la sociedad apunten su accionar a unos mismos ideales y objetivos, se dará su máxima expresión: Unidad. La Unidad en sí no tiene ningún valor, lo que tiene valor incalculable y desconocido por la humanidad, son sus frutos, los cuales se multiplican geométricamente; contrario a los frutos de la división, que multiplican el esfuerzo para no lograr el objetivo desarrollando la civilización.

La humanidad, en el ciclo de la Edad de los Intereses Particulares no conoció (salvo incidental y en casos particulares), los frutos de la Unidad. Nos atrevemos a hacer esta afirmación, con base en el ciclo vigente (de civilización), que es de Intereses Particulares: los Intereses Particulares son la fuerza creadora del ciclo de civilización, aclarando que la cultura de la humanidad es de Intereses Particulares: antítesis de la Unidad.

Por lo tanto, la ley de Unidad de Contrarios se expresa (se observa) en la interacción social; la Unidad de Contrarios, se expresa en la Unidad de lo común y lo particular (en el Estado y en el Interés Particular); en el Estado en lo común y, en el Interés Particular de los sectores, o individuos de la sociedad.

Igualmente, esta Ley se expresa en la relación humana con el medio natural, todo como un solo cuerpo y en equilibrio. Esta ley tiene astronómica importancia en la comprensión y solución a los graves, crónicos y ascendentes problemas humanos, es imprescindible investigar a profundidad sobre la ley de "Unidad de Contrarios".

La humanidad está consagrada a investigar cosas secundarias, aisladas, fragmentadas, está consagrada a lo positivo, a lo que arroja resultados; no investiga lo principal, lo cual está en abandono y en desconocimiento total; en estas condiciones, no sabemos para dónde vamos; qué nos va a suceder en el futuro inmediato y a largo plazo: ¡Grave! Es propio, connatural de la civilización; esta realidad trata de que la humanidad sepa para dónde requiere ir, y vaya.

Si defendemos exclusivamente los Intereses Particulares para garantizar nuestra existencia personal o de clase, como lo hemos hecho a lo largo de la historia, ¿no estaremos cavando más profundo nuestra propia tumba? Descartar el oxígeno que requiere la necesidad común, y lo común, es impedir por la fuerza que se dé el equilibrio y evolucione el fenómeno natural de "Unidad de Contrarios complementarios", lo cual está llevando, inexorablemente al precipicio, la vida sobre el planeta.

Finalmente, debemos reaccionar a tiempo, ¡es demasiado urgente! o perderemos la oportunidad. Por naturaleza los Intereses y sus recursos no pueden encontrar la solución; no pueden direccionarla, en razón a que los Intereses y su naturaleza llevaron al cuello de botella, en que se encuentra la civilización, el medio natural y la humanidad, lo que si pueden es poner todos sus recursos, o parte a disposición de la solución.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR