Martes 21 de Noviembre, 2017

La importancia del desayuno en la infancia

Patricia Vial21 de octubre, 2017 | 05:32 AM

Como su nombre lo indica, el desayuno es la comida con la que se "rompe" el ayuno. Por esto, se considera la comida más importante, pues aporta al cerebro y al organismo los nutrientes necesarios para comenzar bien el día. 

A pesar de que el cuerpo descansa mientras duerme, los procesos vitales como la respiración y el funcionamiento del corazón consumen energía. La principal función del desayuno es reponer esa energía perdida durante la noche, almacenar reservas para el día e hidratar el organismo. Además, es un tiempo de comida que mejora el ambiente en el hogar y propicia unión familiar. 

A medida que los niños crecen y van descubriendo el mundo, necesitan nutrientes especiales. Por esto, es necesario ayudarlos con un buen desayuno, pues fomenta buenos hábitos alimentarios, mejora la capacidad de aprender y brinda la energía necesaria para realizar todas las actividades físicas y mentales. También, se ha demostrado que los niños que desayunan regularmente tienden a tener un mejor desempeño escolar.

Para los pequeños de la casa, un desayuno balanceado debe aportar carbohidratos, proteínas y un poco de grasa. Para hacerlo más sencillo, éste puede incluir: Cereal Nesquik® Nestlé® con leche y una fruta, o también, pan integral, huevo, queso y una fruta. Asimismo, debe ser acompañado por una bebida, preferiblemente agua.

Lea: Wrap hawaiano

Los cereales para el desayuno, como el Cereal Nesquik® Nestlé®, aportan vitaminas del complejo B y hierro, que ayudan al buen desarrollo mental de los niños. Las carnes brindan proteínas, que ayudan a crear y reparar músculos y tejidos; los lácteos proporcionan calcio, que ayuda a mantener huesos y dientes sanos; las frutas brindan vitaminas, minerales y fibra, que ayudan a mejorar el tránsito intestinal y las bebidas le dan al cuerpo la hidratación que necesita, luego del ayuno de la noche.

Algunos niños rechazan el desayuno antes de ir al centro educativo, ya sea porque es muy temprano o porque no tienen apetito. Si este es su caso, recuerde la importancia de desayunar en familia, pues esto motiva al niño a comer, al estar en compañía de sus seres queridos.

Otra opción es que el niño coma parte del desayuno en casa y el resto se puede incluir junto con los demás alimentos de su lonchera, o lo puede comer más tarde. De esta manera, aumentará su capacidad estomacal y, poco a poco, podrá consumir todo su desayuno en casa.

La niñez es la etapa en la que se deben formar los hábitos saludables, pues serán los que predominarán hasta la adultez. Los adultos somos un ejemplo para los niños, por lo que debemos reforzar este hábito en familia.

Por Patricia Vial
Gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR