Miércoles 23 de Agosto, 2017

La eyaculación precoz no es acerca de números

20 de marzo, 2017

Marianela Arias Lamicq

[email protected]

¿Por qué no es tan importante establecer un tiempo determinado para la eyaculación?

Algo que he descubierto, desde que ejerzo como sexóloga, es que la gente está obsesionada con los tiempos, con los segundos, con los promedios…, con los números. Esto para, según ellos, medir su desempeño y su satisfacción sexual; medir su grado de “normalidad”. Lo que resulta sumamente irrelevante. Cada persona tiene su manera particular de vivir la sexualidad; cada pareja marca su propia pauta en el desarrollo de una vida sexual satisfactoria, que se ajuste a sus deseos y sus particularidades.

En el tema de la eyaculación precoz hay dos factores que son mucho más relevantes que los minutos que transcurren antes de la eyaculación.

1. El control: el mismo que indica si estamos decidiendo sobre nuestra eyaculación, o si sentimos que sucede como algo arbitrario. Si se percibe que sucede en contra de la voluntad, o tan rápido que ya “no hay vuelta atrás” podríamos hablar, entonces, de un problema de eyaculación si no hay una decisión consiente mediando este momento.

2. La satisfacción frente al encuentro: si después de este la pareja se siente plenamente satisfecha, así haya durado 3 minutos, o sea una sesión de dos horas, quiere decir que no hay problema. La satisfacción en pareja es una pauta importante para entender si estamos desarrollando una disfunción, o si tan solo estamos buscando cumplir parámetros externos.

Lea: Sobre el 8 de marzo

Si no se disfruta el orgasmo, las contracciones, las sensaciones a plenitud, volcándose al placer; en cambio llega la eyaculación de manera intrusiva e inesperada, pues se debería prestar atención.

En números yo destacaría (después de unificar diversos criterios) un rango de entre los 6 y los 15 minutos, como “promedio” de eyaculación en una relación común (contados desde la penetración, y de manera continua); sin embargo, y volviendo a procurar el no encasillar y generalizar la vivencia de la relación sexual, hablamos de control y de satisfacción, antes que de normalidad o números.

Un encuentro que vaya más allá de las propuestas irreales de la pornografía y los mandatos perjudiciales de los mitos manejados a nivel cultural. Claro está, que un encuentro sexual que se extienda un poco más da más espacio de tiempo para la seducción, el juego, la exploración y más estimulación, y eso es positivo. Lo malo sería partir de que si se dura menos es porque sí o sí hay una disfunción.

Ya que el responder de manera precoz puede llegar a afectar profundamente a la persona. Esta puede ver trastocada la perspectiva sobre su propia masculinidad, tal cual lo vende la sociedad, lo cual puede resultar en vergüenza o culpabilidad.

Por tanto, es vital el acompañamiento de la pareja, con empatía y comunicación, para facilitar el trabajo conjunto, y ojalá de manera paralela con el acompañamiento de una o un profesional, para poder enseñar las técnicas correctas y dar un acompañamiento sexológico pertinente.

Msc. Marianela Arias Lamicq, Sexóloga de Durex Centroamérica, Facebook: Sexóloga Marianela Arias.





Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR