Miércoles 23 de Agosto, 2017

Bono de vivienda le cambia la vida a madre de 8 hijos en Santa Cruz

Greivin Granados20 de marzo, 2017 | 05:59 AM

El sueño de cualquier persona es contar con una vivienda donde vivir, o si tiene esa propiedad, hacer lo posible para darle una remodelación pertinente.

Flor Cordero es una mujer de 54 años, vecina de San Juan de Santa Cruz en Guanacaste, y madre de 8 hijos, actualmente vive con su hijo menor, quien estudia en el colegio.

Tras varios intentos fallidos y trámites engorrosos para poder acceder a un bono de vivienda, su vida le cambió por completo el año anterior, cuando logró obtene la posibilidad de contar con una casa con mejores condiciones.

Cordero fue una de las favorecidas con el proyecto “50 sueños” de Coopenae, con motivo del 50 aniversario de la cooperativa.

Lea: PUSC le dirá “no” nuevamente a Gerald Murray

Reconoció que la lucha fue ardua y que, para ella, no era sostenible pagar un alquiler por más tiempo, por lo que decidió solicitar una oportunidad de remodelar su vivienda.

Ella comentó que fue la abuela de su hijo quien le regaló una porción de terreno para que tuviera un techo donde vivir, pero que las condiciones no eran las óptimas y solicitó el beneficio de vivienda.

La cerámica fue puesta recientemente tras acceder a un bono para mejorar su calidad de vida.

Manifestó que está limitada a trabajar por problemas en los huesos, hipertensión arterial y asma, y que el médico le prohibió cocinar. Ante ellos, sus hijos la apoyan en el tema económico.

Afirmó que, gracias a Dios, logró comprar un juego de comedor y una sala para tener lo necesario para vivir.

Antes de acceder a la casa, Cordero fue tres veces a solicitar un bono de vivienda, y le pasó lo que cualquier costarricense enfrenta en búsqueda de remodelar su casa: exceso de trámites.

Pero fue la casa constructora la que le dio la oportunidad de resultar favorecida para adquirir el beneficio en un tiempo, el cual indica, fue rápido.

“Los hijos mayores me recogieron dinero y logré comprarme el juego de comedor y la sala. Eso con el arreglo de mi casa, ahora se ve totalmente diferente.

Esta es la casa en Santa Cruz que fue remodelada a finales del año anterior.

Fue muy difícil acceder a bonos de vivienda, porque fui tres veces antes a otros lugares y la espera se hizo larga, pero al final me seleccionaron en el proyecto y estoy totalmente agradecida”, señaló.

La mujer dijo sentirse tranquila porque, aunque su condición es de bajos recursos, tiene un techo donde vivir.

“Uno poco a poco va sacando las cosas. Dios me dio casa y amor de las personas que me ayudaron a tener mi sueño.

Ha sido un camino muy estrecho, pero me siento bendecida de poder acceder a la cerámica y al cielo raso para mi casita”, señaló.

Fotos cortesía de Coopenae

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR