Lunes 11 de Diciembre, 2017

Alimentación para tratar el colesterol alto

Manuel Sanabria, nutricionista21 de abril, 2017 | 05:04 AM

El colesterol es un tipo de grasa que nuestro cuerpo produce en el hígado y también se puede obtener de algunos alimentos, su presencia es fundamental para un adecuado funcionamiento de las células.  Entre las funciones que el colesterol ejerce, están las siguientes:

• Ayuda en la formación de los ácidos biliares, sustancias necesarias para digerir las grasas.
• Ayuda en la formación de las hormonas sexuales y las hormonas tiroideas.
• Forma parte esencial de las membranas de las células.
• En la piel, al entrar en contacto con el sol, se transforma en vitamina D.
• Protege la piel contra la acción de sustancias químicas y ayuda a que el cuerpo se mantenga hidratado.

Quizás surja la duda de por qué si el colesterol ejerce esos beneficios, pero si se tienen niveles elevados, más bien se considera dañino; y la razón radica en que cuando se eleva esta sustancia en sangre, se aumenta el riesgo de padecer de enfermedad cardiovascular. En sí lo que sucede es que el colesterol tiende a estar unido a otras sustancias que le dictan su comportamiento y función, si está unido a una lipoproteína de baja densidad recibe el nombre de colesterol LDL (colesterol malo), y si está unido a una lipoproteína de alta intensidad recibe el nombre de colesterol HDL (colesterol bueno).

El “colesterol malo” tiende a acumularse en las arterias bloqueando el paso de la sangre, siendo un factor de riesgo para desencadenar un infarto o un accidente cerebro vascular. El “colesterol bueno”, por su parte realiza la función contraria, limpiar los depósitos de “colesterol malo” de los vasos sanguíneos, ejerciendo un efecto protector sobre las arterias y el corazón.

Lea: El balance energético

Consejos para disminuir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno

1. Realizar cinco comidas al día evitando picar entre comidas.

2. Reducir los alimentos con grasa de origen animal (“gorditos de la carne”, piel del pollo o pavo, natillas, mantequilla, helados, leche y yogur a base de leche entera, embutidos, repostería y postres)

3. En las comidas principales, incluir siempre vegetales frescos en ensalada, con variedad de colores. Además, incluir vegetales cocidos al vapor.

4. Consumir dos o tres porciones de fruta al día.

5. Consumir cereales y panes integrales.

6. Si consume arroz, mezclarlo con una leguminosa como frijol, garbanzo o lenteja.

7. Preferir la leche y el yogur descremados.

8. Incluir semillas como el maní, las almendras, la semilla de marañón, las pecanas, los pistachos.  La porción es de 2 cucharadas.

9. Escoger carnes blancas, como la pechuga de pollo o de pavo, tilapia, corvina, corvineta.

10. Consumir por lo menos 3 veces por semana pescados azules (atún, sardina, salmón, trucha, macarela, bolillo).

11. Utilizar aceite de oliva virgen para cocinar y aderezar las ensaladas. Puede incluir otros aceites como el girasol, canola, maíz o soya

12. A la hora de cocinar, siempre es preferible elaborar los platos a la plancha, al horno, al vapor o hervidos.  Evite la fritura, y si ocupa una fritura ligera puede utilizar aceite en spray.

13. Realizar mínimo 30 minutos de ejercicio cardiovascular, por día.

Lic. Manuel Antonio Sanabria Richmond
Nutricionista
Cód. 962-11
Correo: [email protected]
Teléfono: 8992-0111



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR