Jueves 14 de Diciembre, 2017

Uso saludable de la tecnología para los niños

Patricia Vial26 de abril, 2017 | 05:07 AM

Hoy en día, los niños crecen rodeados de tecnología. Diariamente interactúan con videojuegos, computadoras, teléfonos inteligentes y tabletas, los cuales pueden influir en la manera en que los pequeños aprenden, piensan e, incluso, en su alimentación.

Los juegos modernos -sujetos a la tecnología- están provocando que los niños sean cada vez más sedentarios y esto, junto con una alimentación desbalanceada, puede estar relacionado con el incremento de la obesidad infantil.

A continuación, le motivamos a que ayude a sus niños a desarrollar hábitos más saludables relacionados con el uso de la tecnología:

Los padres somos el ejemplo: los mamás y papás modernos están familiarizados con el uso de la tecnología, más que cualquier otra generación. Por este motivo, con frecuencia se les hace difícil separarse de sus dispositivos. Cuando esté con sus niños, deje los teléfonos inteligentes a un lado y converse o juegue con ellos.

Establezca un horario fijo para usar la tecnología: como parte de su rutina diaria, establezca periodos para el uso de los dispositivos. La Asociación Americana de Pediatría recomienda limitar el uso de tecnologías a menos de dos horas al día para niños mayores de dos años. Por otro lado, evite exponer a niños menores de dos años a cualquier tipo de pantalla.

Limite el uso durante las comidas: comer en la mesa mejora el ambiente de unión familiar y fomenta hábitos saludables. Evite que los niños coman frente al televisor o que utilicen celulares o tabletas, pues esto les quita el apetito y el interés por la comida.  

Fomente la actividad física: cuando los adultos hablamos de ejercicio, pensamos en correr o levantar pesas. Sin embargo, en el caso de los niños hacer ejercicio significa jugar y estar físicamente activos.

Lea: Crema de lentejas

La Asociación Americana del Corazón recomienda que el hábito del juego comience a los dos años de edad. La actividad debe ser de al menos 60 minutos al día con intensidad moderada. Bailar, saltar la cuerda, jugar con un balón, usar la patineta, bicicleta, triciclo o ir al parque, son opciones ideales para el ejercicio de los más pequeños. Todo esto ayuda a limitar el tiempo que los niños invierten en videojuegos, por ejemplo.

Organice excursiones sin tecnología: la mayoría de los padres disfrutan de tomar fotos a sus niños y compartirlas en redes sociales, pero, de vez en cuando, es bueno disfrutar una actividad sin tener que documentarla. Organice un viaje al campo, al río o un día de juegos en el parque y deje el teléfono a un lado.

Los dispositivos digitales son parte esencial del mundo actual y, pueden ser muy positivos, si se utilizan de manera correcta. Sin embargo, la relación familiar es lo óptimo para promover el aprendizaje y el desarrollo saludable de los niños.

Por Patricia Vial
Gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR