Lunes 19 de Noviembre, 2018

Personas adultas mayores quieren vivir más

09 de mayo, 2017

Delia Villalobos

[email protected]

Más de un centenar de personas adultas mayores de diversos poblados de Horquetas en Sarapiquí se citan en la sede de la Regional Huetar Norte y Caribe, Campus Sarapiquí, de la Universidad Nacional, para cambiar las enfermedades, los dolores, la depresión, la tristeza, la soledad y tanto que los desafía para robarles oportunidades y espacios para envejecer saludablemente.

Se trata de un grupo constituido por hombres y mujeres que, sin importar la condición, los años y las situaciones que los amenazan, decidieron que la salud, la dignidad y la calidad de vida es fundamental y hacen cualquier esfuerzo por recrearlo.

Son gente a prueba de cualquier desafio que relatan con espontaneidad la decisión de participar en un programa que desde el 2010 ejecuta la Sede Regional de la UNA para que ni las dificultades climáticas, ni la distancia, ni la carencia de transporte o de recursos económicos se conviertan en barreras que puedan detener el deseo de compartir, de participar, de recobrar la movilidad de alguna parte de su cuerpo, liberarse de pesares y miedos y de ser dependiente de los medicamentos.

Todos(-as) querían contar el sinnúmero de cambios experimentados en un Programa que como este, es capaz, de generar sin métodos tradicionales y sin costo; todos(-as) con la sencillez que los dibuja querían que evidenciáramos de propia voz, lo bien y a gusto que hoy se sienten.

Pero lo mejor de todo esto es que el ambiente universitario los ha permeado, son los dueños de las decisiones, de las acciones y de todo cuanto deben seguir manejando para que su norte de contar con un Centro Diurno con atención holística se concrete lo antes posible.

Lea: Moverse para ser más feliz

Hace algunos años lograron constituirse en la primera Asociación de Desarrollo Específico de la Persona Adulta Mayor cobijada por Dinadeco, en Heredia; también que la Municipalidad les cediera un lote para ubicar el Centro y, como si no fuera suficiente, consiguieron que Fodesaf les aportara los recursos para que la meta propuesta muy pronto, se concrete en: servicios, talleres, ejercicio de potencialidades, horas de actividades para poner en movimiento ese cuerpo que quieren seguir gobernando y esa mente que necesita estar alerta, concentrada y con memoria para funcionar y recordar.

Es una obra ubicada en un terreno de mil metros con un salón multiuso, aulas para talleres, espacios para terapeutas, cocina para la alimentación, corredor para conversar y compartir tanto que llevan guardado y desean expresar.

Se puede comprobar, son un grupo que al igual que su coordinadora Nidra Rosabal, no se queda esperando, tiene ganas de seguir experimentando la vida, los derechos y todo lo que cada día les toca la existencia.

Sin ánimo de rendirse ni siquiera para empujar la bicicleta, defenderse del calor, de las distancias o las situaciones que los intimidan, aportan lecciones de vida, verdaderas cátedras que enseñan que la motivación y la esperanza se llevan por dentro aunque la vida y los años nos arruguen el alma. Son dignos de emular, de hacer todo lo que se pueda para que disfruten lo que posiblemente no gozaron en otros momentos de su ciclo de vida.

Gracias señores y señoras, gracias Nidra, gracias UNA por seguir construyendo, para que todos(-as) podamos vivir más y vivir mejor.

Delia Villalobos, Presidenta de la Junta de Protección Social



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR