Lunes 11 de Diciembre, 2017

La leche y los productos lácteos juegan un papel esencial en diferentes etapas de la vida

Patricia Vial16 de junio, 2017 | 05:08 AM

La leche es un alimento rico en calcio, un mineral que cumple funciones esenciales para la vida. Este es el mineral más abundante en el cuerpo; alrededor de un 99 % se encuentra depositado en los huesos.

La principal función del calcio es formar parte de la estructura de los huesos y los dientes. Además, participa en la transmisión de impulsos nerviosos, en la coagulación de la sangre y la contracción de los músculos, incluyendo el corazón.

Para ayudar a cubrir los requerimientos diarios, debemos incluir alimentos fuente de calcio como la leche, el yogur y el queso. También, se puede encontrar calcio en vegetales de color verde oscuro como la espinaca, las hojas de mostaza y la col china (bok choy).

Prefiera los lácteos descremados. Al disminuir su contenido de grasa, se reduce su aporte calórico y esto ayuda a mantener un peso saludable. Pero, si usted es intolerante a la lactosa, elija leche o productos lácteos deslactosados.

Consumir alimentos fuente de calcio, especialmente leche y productos como yogur y queso, es importante para todas las personas. Sin embargo, hay que prestar especial atención a su consumo durante algunas etapas, debido a los cambios que enfrenta el organismo:

Mujeres embarazadas y lactantes

Durante el embarazo es importante cubrir los requerimientos diarios de calcio, pues el bebé está formando todo su esqueleto. Si la alimentación durante el embarazo es deficiente en este mineral, el calcio necesario para el desarrollo del bebé se obtendrá de los huesos y dientes de la madre, lo que provocará una disminución de los depósitos de calcio del cuerpo de la mujer, con posibles deficiencias a largo plazo.

En el caso de la lactancia, el calcio es un componente fundamental de la leche materna.

En esta etapa, el requerimiento de calcio puede cubrirse con dos porciones de leche o productos lácteos y tres porciones de alimentos fuente de calcio, como las sardinas y las hojas de mostaza.

Lea: Camarones cremosos al curry

Niños y adolescentes

Debido al acelerado crecimiento y desarrollo de los huesos y tejidos, las necesidades de calcio son mayores en estas etapas. Para cubrir los requerimientos diarios, se deben incluir alimentos como la leche, el queso y el yogur.

Cubrir el requerimiento diario de este mineral es necesario para lograr una masa ósea óptima, algo que ocurre alrededor de los 20 años de edad. 

Mujeres durante la menopausia

La reducción de las hormonas femeninas (estrógenos) limita la capacidad del cuerpo para reestructurar los huesos, por lo tanto, la estructura ósea se puede debilitar. La prevención radica en consumir alimentos fuente de calcio durante la infancia y adolescencia, pues pasada esta etapa, el calcio que se absorbe es mínimo.

Durante la menopausia, es de suma importancia cubrir los requerimientos diarios de este mineral, así, el cuerpo no tomará el calcio que necesita del reservorio natural -los huesos-.

Adultos mayores

A medida que envejecemos, los procesos biológicos se vuelven más ineficientes y la absorción de todos los nutrientes, como el calcio, es menor. Por ende, aumenta la necesidad de consumir diariamente leche y alimentos fuente de calcio.

En esta etapa los huesos no asimilarán más calcio, sin embargo, este mineral es indispensable para diversas funciones del cuerpo: participa en la transmisión de impulsos nerviosos, en la coagulación de la sangre y la contracción de los músculos, incluyendo el corazón.

¡Recuerde incluir al menos dos porciones de lácteos diariamente para ayudar a mantener una buena salud!

Por Patricia Vial
Gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR