Sábado 23 de Setiembre, 2017

¿Calentamiento global o mucho dinero de por medio?

16 de julio, 2017

Carlos Vílchez

[email protected]

No ignoramos que al principio fueron unas cuantas voces aisladas que se opusieron y criticaron los informes con las conclusiones que emanaban del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que afirmaban que el Calentamiento Global es de origen antropogénico y causado fundamentalmente por una sobreproducción de dióxido de carbono (CO2).

Hace unos diez años vimos por primera vez un documental producido y emitido por el Canal 4 en Gran Bretaña donde se afirmaba que “hay muchas evidencias de que la teoría del Calentamiento Global causado por el hombre es un engaño”. El documental se apoyaba en ese momento por eminentes científicos que criticaban el aceptado consenso de que el cambio climático está causado por el hombre, entre ellos aparece el cofundador de Greenpeace, Patrick Moore, reclamando que los países africanos deberían ser animados a producir más CO2. Ninguno de los científicos que aparecen en el documental defiende la teoría del efecto invernadero. Puede ver el documental, que dura unos 75 minutos.

Luego, en el 2008, un miembro del IPCC, Vincent Gray, denunció “la gran mentira del cambio climático” y señaló que el calentamiento global es una "estafa". Es “falso” que el CO2 aumente las temperaturas del planeta. Los miembros del IPCC actúan bajo premisas “corruptas”. Gray denunció en un informe que los datos científicos son manipulados. De hecho, los informes son modificados para eliminar cualquier evidencia de que el calentamiento se debe a procesos naturales.

Mientras esto sucedía, la conciencia y las creencias ambientales aumentaban, los informes que salían del IPCC eran “santa palabra”, el objetivo se centraba -y aún lo es- en reducir el CO2 que produce el hombre, esa era la principal razón por la que había calentamiento global, calentamiento que en los últimos años no ha habido con excepción de las zonas donde el Fenómeno del Niño las afecta.

Así las cosas, para muchos ambientalistas, el IPCC equivale lo que el Vaticano para los cristianos católicos, lo que allí se dice es “santa palabra” al punto que sus informes o declaraciones deben de aceptarse sin dudar, algunos senadores demócratas intolerantes de los EE.UU. han solicitado a los profesores que destruyan libros escritos por científicos que niegan el calentamiento global.

Otros, en cambio, como Bill Nye, un "hombre de ciencia", han sugerido que envíen a la cárcel a los escépticos de calentamiento global, así lo expresó ante un Comité Conservador el año pasado.

En la última década, muchos científicos se sumaron a esta discusión confirmando en todo el mundo lo que en verdad sucede, por una parte el calentamiento global es una farsa y por otro lado el CO2 que produce el hombre es insignificante, así se formó una organización que se denomina El Panel No gubernamental Internacional sobre el Cambio climático (NIPCC), un panel internacional de científicos no gubernamentales y eruditos que han presentado una evaluación comprensiva, no autoritaria y realista de la ciencia y la economía del calentamiento global.

Como esto no es una agencia de gobierno, y porque sus miembros no están predispuestos para creer que el cambio climático es causado por emisiones de gas invernadero humanas, el NIPCC es capaz de ofrecer una opinión independiente, "una segunda opinión" de pruebas repasadas -o no repasadas- hechas por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio climático (IPCC) sobre la publicación de calentamiento global.

Como vemos, se inició una discusión que pensamos apenas empieza. Por un lado, están los defensores del IPCC y en la otra acera se encuentran los que niegan que el calentamiento global es producido por el hombre, pero ¿qué es lo que verdaderamente está sucediendo? ¿Cuál es la causa de que esto esté ocurriendo? Ciencia es ciencia, si los resultados de unos están equivocados, la ciencia puede ocuparse de aclararlo.

¿Es o no es así? ¿Por qué el asunto se ha salido del ámbito científico? ¿Acaso no se politizó? Es de todos conocidos que cuando la URSS cayó, el comunismo perdió importancia, los comunistas se dieron cuenta de que estas teorías sobre el ambiente calaban en la gente y tomaron la bandera verde, por ejemplo, en EE.UU. los demócratas utilizaron el tema contra los republicanos, era una manera de atacar el capitalismo productivo, en otras regiones como en Europa y Latinoamérica, con banderas socialdemócratas o socialcristianas, compraron el producto y se vistieron de verde.

Hoy día son muchas personas estudiosas de este tema que aseguran que el calentamiento global es una farsa y nos dicen que si queremos saber la verdad que hay detrás de todo esto debemos seguir el dinero que hay detrás de esto y así encontraremos la respuesta.

Lea: Leopoldo López “libre” pero preso al igual que el resto de los venezolanos

Los expertos afirman que lo que se gasta en temas ambientales suma $350 mil millones al año, es decir, se utilizan $1.000 millones diarios para tratar de reducir -según ellos- medio grado en cien años porque aseguran algunos que la temperatura promedio aumentará cerca de 3 grados centígrados. Esa cantidad de dinero se invierte en investigación y subsidios a empresas que desarrollan nuevas tecnologías llamadas energías renovables, los datos al día de hoy y después de 40 años nos indican que todas esas energías renovables, solar, eólica no producen ni un 3 % del total de la energía que se genera en el mundo.

Para los catastrofistas esas cantidades ya no son suficientes, el sitio Natural News nos informa en un artículo titulado: "Al Gore quiere $15 billones (sí, lo leen bien 15 billones de dólares) para la Lucha contra el Cambio Climático imaginario", para nosotros en Latinoamérica, esa suma corresponde a $15.000.000.000.000, aunque ustedes no lo crean, ese es el interés de una nueva organización llamada Energy Transitions Commission, en español la Comisión de Transiciones Energéticas, compuesta por ejecutivos que están comprometidos en la lucha contra el "calentamiento global" y "el cambio climático" que incluye al expresidente de los EE.UU., Al Gore, quien afirma que esta cantidad de dinero "no plantea un desafío macroeconómico importante".

¿Cuánto dinero se ha gastado en estos 40 años? ¿Adónde ha ido? ¿Quiénes se benefician? ¿Por qué tantos impuestos? ¿Qué sucedería con los certificados ecológicos si en unos meses más adelante se informa de manera clara e irrebatible que el hombre NO es el culpable del calentamiento global y que esto es un fenómeno natural que tiene que ver con los ciclos solares? ¿Por qué seguir beneficiando a ciertas compañías? ¿Qué sucederá con las acciones de las empresas que reciben millones en subsidios de los gobiernos para desarrollar tecnologías renovables?

Las respuestas son simples, todo proyecto que esté subsidiado sufriría las consecuencias, por ejemplo, los bonos de carbono (CERs) caerían en picada, nadie estaría invirtiendo en certificados para cuidar la capa de ozono, los impuestos que pagan los ciudadanos por este motivo ya no tendrían razón de ser, una nueva burbuja financiera podría aparecer y esta tendrá que ver con los dineros que tienen que ver con el ambiente en todo el mundo.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR