Sábado 23 de Setiembre, 2017

Consejos para un postparto placentero

Redacción17 de julio, 2017 | 03:18 AM

EFE. Después del parto se producen cambios fisiológicos en el cuerpo de la mujer. Pero, en este periodo, la mayoría de las madres se centran absolutamente en el bebé y sus propias necesidades quedan en un segundo plano.

Además, cuando encuentran tiempo para dedicarlo a sí mismas, algunas lo invierten en realizar actividades que, lejos de ayudar a su recuperación, pueden resultar perjudiciales para su salud.

En este sentido, los especialistas de la Clínica Vicetto de la capital de España señalan los cinco ERRORES que con más frecuencia cometen las mujeres tras haber dado a luz.

1. Tenga en cuenta el suelo pélvico

Explican que el suelo pélvico constituye el “nido” en el que ha crecido el bebé durante el embarazo y consideran fundamental contar con la valoración de un fisioterapeuta especializado para comprobar el estado de la musculatura, las tensiones internas y las posibles cicatrices fruto del parto.

“Tanto si ha habido cesárea como parto natural, la revisión es necesaria”, manifiestan.

Además, señalan que, pasada la cuarentena, el fisioterapeuta o la matrona deben examinar a la reciente mamá y, dependiendo de cómo encuentren la función y coordinación de las estructuras del suelo pélvico, le enseñarán a realizar correctamente los ejercicios de Kegel, valorarán las cicatrices y recomendarán posturas y ejercicios adecuados a cada caso particular.

Entre los errores, se encuentra realizar abdominales.

“Los ejercicios de Kegel están diseñados para fortalecer los músculos del suelo de la pelvis. Estos son los músculos que sostienen la vejiga y ayudan a evitar escapes de orina”, apuntan los profesionales del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos.


2.Abdominales, totalmente desaconsejados

Otro error habitual es hacer ejercicios abdominales. En este caso, los especialistas de la Clínica Vicetto destacan que está totalmente desaconsejado después de dar a luz, ya que el abdomen está inestable durante los primeros seis meses, debido a una diástasis (separación de los músculos abdominales en la línea central del abdomen), fruto del crecimiento del útero durante el embarazo.

“Todos los ejercicios de flexión del tronco aumentan la presión en el abdomen y, por tanto, también se incrementan las probabilidades de tener algún tipo de incontinencia y prolapso (caída de las vísceras)”, señala Rafael Vicetto, fisioterapeuta especializado en abdomen y creador del método “Stopdiástasis”.

“Lo recomendable es esperar para que el tejido se vaya adaptando lentamente, de acuerdo a los tiempos de recuperación del cuerpo, y potenciar el abdomen sin aumentar la presión por dentro. De esta manera, existen opciones, como realizar ejercicios hipopresivos, guiados por un especialista, y aprender a contraer el músculo transverso del abdomen, lo que ayudará a la recuperación”, añade Vicetto.

3. ¡Cuidado con empezar a correr demasiado pronto! 

Este es otro fallo que, a menudo, cometen las mujeres al poco tiempo de dar a luz. De este modo, desde la Clínica Vicetto afirman que “la vuelta al ejercicio de impacto pocos días después del parto es contraproducente”.

Así, detallan que durante el embarazo se produce un aumento de peso que afecta a la musculatura del suelo pélvico. A la vez, el estado hormonal proporciona un exceso de relajación del tejido que puede ocasionar problemas en el suelo pélvico, tanto a corto como a largo plazo. “Por ambas razones, este tipo de ejercicio no es adecuado en las semanas siguientes al alumbramiento”, indican.

Tras el parto, la mujer debería descansar unas ocho horas diarias.

“Comenzar con deportes muy fuertes sin esperar el tiempo suficiente supone un esfuerzo muy grande a nivel de la musculatura del abdomen y periné, lo que puede ocasionar pérdidas de orina y otros problemas asociados”, asegura Vicetto.

4. Hay que tratarse las cicatrices

Un error frecuente de la mujer que acaba de dar a luz es no tratarse las cicatrices producidas por la episiotomía o por la cesárea. Explican que “las cicatrices son un tejido diferente a la piel normal y, aunque se ven en la superficie, generalmente alcanzan planos profundos”.

Así, indican que “la cicatriz de la episiotomía puede generar dolor al retomar las relaciones sexuales, mientras que la causada por la cesárea desestabiliza el abdomen, puede crear un pliegue con el aspecto de un falso “michelín” y, a largo plazo, ocasionar problemas relacionados con la vejiga”.

El consejo que aportan es recibir tratamiento por parte de un profesional, que proporcione información sobre los cuidados necesarios para que estas cicatrices queden totalmente integradas en el cuerpo y no ocasionen problemas en el futuro.

“Aplicarse aceite de rosa mosqueta puro y hacerse masajes en la zona son algunas de las claves”, apuntan.

5. ¡Atención a las bolas chinas! 

Los especialistas de la Cínica Vicetto indican que utilizar bolas chinas puede causar problemas en la salud de la mujer que acaba de dar a luz.

“Desgraciadamente, el exceso de información o los consejos dados por personas no profesionales ocasionan problemas en la recuperación del embarazo para muchas mujeres”, detalla Vicetto.

Lea: Embarazadas tendrán música, aromaterapia y helados en todos los hospitales

“Si el suelo pélvico no está ‘entrenado’, no podrá aguantar el peso de las bolas chinas y tendrá que hacer un excesivo esfuerzo para mantenerlas en su sitio. Esto puede generar problemas importantes en la mujer y aportar dolor en el periné”, advierte el especialista.

Según explica, “es fundamental aprender a contraer correctamente la musculatura perineal y, poco a poco, introducir resistencia. Pero es contraproducente comenzar con peso sin una valoración previa”, asegura.

Actividad física tras el parto

En lo relativo a la actividad tras haber dado a luz, los expertos del Hospital del Tajo, situado en Aranjuez (centro de España), subrayan que, una vez de vuelta en casa, el ejercicio más adecuado es caminar, ya que ayuda a recuperar el tono muscular y favorece la circulación.

Imagen de la Clínica Vicetto del antes y después de dar a luz en los músculos abdominales.

Del mismo modo, aconsejan a la madre que se cuide y adopte posturas cómodas durante la lactancia y los cambios de pañal del bebé.

También recomiendan consultar con la matrona los ejercicios que se pueden realizar. “Muchos de ellos son con el bebé, lo que permite disfrutar de un momento de diversión”, afirman.

Por otro lado, recalcan que un recién nacido necesita a su madre, por lo que ella tiene que descansar. Así, afirman que es recomendable un reposo mínimo de ocho horas diarias las primeras semanas tras el alumbramiento, y aconsejan delegar algunas tareas cotidianas en la pareja o en otras personas de confianza y tratar de adaptarse a los periodos de descanso del bebé.

Fotos: EFE



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR