Viernes 20 de Octubre, 2017

Asistir es un deber humanitario

Algo más que palabras.

12 de agosto, 2017

Víctor Corcoba Herrero

[email protected]

La identidad humana halla su pujanza en el testimonio, en el quehacer diario que nos trasforma y ensancha el corazón, en la vida misma que nos hace crecer y resistir a las muchas cruces que nos sembramos unos hacia otros, para desgracia de todos.

En efecto, son muchos los conflictos que se cobran la existencia de muchas personas en todo el planeta. Cada amanecer son más los niños que dejan la escuela, las familias que abandonan sus hogares, los seres humanos que huyen desesperadamente. Deberíamos detener este sufrimiento, con más asistencia humanitaria, con más corazón para aislar a los que no tienen alma, pues son puro veneno destructor.

Por eso, tan importante como llamar a la calma es abordar sus causas subyacentes de manera irrevocable. Necesitamos, por tanto, una fuerza internacional que nos aglutine a todos, y proporcione los apoyos necesarios para poner fin a estos lobos con fisionomía de persona. Es hora de trabajar conjuntamente, de salir de uno mismo para llevar algo de bondad a los demás, ante la multitud de itinerarios que nos atrofian, ya que lo más empalagoso del mal es que a uno lo adiestra, en lugar de hacernos huir del malvado. Así, hemos de decir ¡basta!, para superar esta forma de vida voraz. Estamos hechos para vivir, no para matarnos en inútiles guerras, por muy creciente que sea el número de malhechores.

Lea: Las ruedas del poder nos trituran

Hay que iluminar la oscuridad del mundo. Se requiere una legión de ciudadanos dispuestos a ejemplarizar esta atmósfera perversa que proviene del hombre mismo.

Alcemos nuestras voces para defender a tantos inocentes. Es una pena que los trabajadores sanitarios y humanitarios, que ponen sus vidas en permanente peligro para atender a las víctimas de la violencia, se conviertan cada vez más en objetivo de los ataques. Ellos son nuestro referente y nuestra referencia, ejemplo de coraje y donación. Su valiente heroicidad sí que ha de fraternizarnos. Precisamente, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, acaba de expresar su profunda preocupación por el nivel de necesidades humanitarias sin precedentes y la amenaza de hambruna que enfrentan más de veinte millones de personas en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y el Noreste de Nigeria. La declaración fue leída por el Representante Permanente de Egipto ante la ONU, Amr Abdellatif Aboulatta, quien preside el Consejo el mes de agosto. El Consejo deploró que, en algunas zonas, no se logre garantizar el acceso de los equipos humanitarios y pidió, a las partes, acabar con los obstáculos para servir asistencia vital a los civiles.

Asimismo, elogió los esfuerzos realizados por los donantes internacionales para contrarrestar la crisis en esos países y solicitó el desembolso inmediato de los fondos prometidos en las conferencias internacionales celebradas en Oslo, Ginebra y Londres, como financiación multianual y sin asignar a fines específicos.

De manera concluyente, deseo subrayar, que si importante es reducir el riesgo de desastres naturales que obstaculizan el desarrollo, no menos significativa es la labor de una ciudadanía solidaria, preparada a cooperar entre sí, por propia conciencia humanitaria, más allá de cualquier frontera o frente que se le presente. Estamos corriendo el grave riesgo de globalizar los enfrentamientos, en vez de mundializar aquello que nos humaniza.

No olvidemos que el mundo está en guerra, esencialmente, por aquellos que permiten que la maldad nos gobierne. Es necesario, por consiguiente, hacer un examen interior para hacer frente a este viento alocado que todo lo trastoca. No hay que crecer destruyendo, sino construyendo. Sea como fuere, no podemos continuar sin sentir dolor por el calvario que viven algunos de nuestros análogos. La humanidad tiene necesidad de otros líderes que activen la reconciliación. Quizás tengamos que soltar muchas más lágrimas, puede que sea la hora del llanto, pero tras de sí, estoy convencido, que volverá a resplandecer lo armónico, una vez despojados de la ambición de poder, de la avaricia e intolerancia.

Una vez más, propongo firmemente, cerrar la industria armamentista y abrir la industria del verso y la palabra,  de los jardines abiertos al diálogo, lo que nos exigirá pedir perdón, tener más compasión, y gemir hasta que florezcan de poesía los caminos del alma. Subsiguientemente, cada paso que demos debe caracterizarse por una actitud de entrega desinteresada, incluidas las más distantes a nosotros y desconocidas por nosotros. Solo así, conseguiremos hermanarnos, y edificar la concordia que las gentes de bien tanto anhelamos.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR