Sábado 23 de Setiembre, 2017

Jóvenes se unen para crear algo “Buenazo”

Sharon Cascante28 de agosto, 2017 | 03:05 AM

Leónidas Ruaro y Adrián Alvarado se unieron en junio de 2016 para crear un negocio que les permitiera llevar el sabor del acaí a los costarricenses.

El acaí es una fruta de una palmera que crece de forma silvestre en la selva norte de Brasil, su sabor es similar a mezclar frambuesa con uva y posee un gran valor nutricional.

Estos detalles motivaron a los jóvenes a abrir su primer local en Jacó el año anterior, negocio que ha sido tan exitoso que ya realizaron la apertura de su segundo local en Escazú y el tercer local en Barrio Escalante.

Ambos empresarios tienen la idea de que Buenazo Bowls, como se llama su restaurante, se convierta en franquicia y se expanda al resto el país.

“Para nosotros abrir en el este de la capital nos llena de emoción, además el punto en donde estaremos ubicados es bastante estratégico y más al alcance de nuestros comensales”, dijo Ruaro.

Leo, como le llaman, añadió que este año cerrarán con cuatro restaurantes, pues ya están en planes de abrir uno en Alajuela, proceso que está en trámite debido a los requisitos solicitados por el municipio del cantón central.

Los empresarios, en sus tres locales, ya contabilizan una inversión de $100 mil y suman 20 colaboradores en el equipo de trabajo.

Ruaro recordó que el inicio fue difícil, en especial el financiamiento, por ello, al tener la idea del negocio acudió adonde uno de sus mejores amigos: Adrián Alvarado, quien es administrador de empresas y su asesor financiero.

Su amistad nació hace varios años cuando ambos entrenaban Jui Jitsu juntos.

Lea: ¡Como Wish! App tica quiere convertirse en la mayor tienda del país

Leo pidió asesoría a Adrián cuando abrió el negocio en Jacó, en ese momento, Alvarado le dijo que quería ser socio, pero Ruaro le pidió tiempo para ver si el emprendimiento daba resultados.

Posteriormente, ambos se unieron y han hecho crecer a Buenazo Bowls a punta de esfuerzo y sacrificio.

Leo se encarga de la parte operativa y creativa del local, mientras que Adrián es el de los números, él vela porque la parte financiera camine.

El acaí es la fruta de una palmera que crece de forma silvestre.

“Mi abuelo siempre fue un gran trabajador, creció en una situación de pobreza complicada y salió adelante con mucho esfuerzo, luego mi mama siguió el camino de mi abuelo, y se hizo cargo de las compañías familiares, entre esas compañías estaban las fincas.

Por cuestiones de la vida, impulsado por amor al negocio de las lecherías y fincas decidí hacerme cargo de la operación de las lecherías a los 18 años, fue superdifícil, pero me enseñó a trabajar, en las fincas lecheras se trabaja los 365 días, las vacas nunca dejan de producir, entonces, es un trabajo muy duro, pero sumamente gratificante, y uno aprende a conocer la sencillez y amor al trabajo que todos los días los colaboradores dan por las fincas”, contó Adrián.

Para ambos, Buenazo ha tenido éxito debido a que las generaciones actuales le apuestan a un estilo de vida saludable, lo cual es ofrecido por ellos.

59a41f8e94bb3

Los jóvenes aseguraron que han tenido ideas de negocios que no fueron rentables y fracasaron, pero eso les permitió llegar al punto donde se encuentran actualmente, en el cual el éxito llegó.

Ellos le aconsejan a las personas que tienen “la espinita” de emprender que traten. Aseguran que no es fácil y se pasarán tiempos difíciles, durante los cuales querrán dejar todo “tirado”, no podrán dormir y cada día tendrá una dificultad mayor que el anterior.

Sin embargo, afirman que después todo tendrá sentido y el esfuerzo valdrá la pena, entonces, entenderán que el camino no es fácil, pero vale la pena.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR