Jueves 14 de Diciembre, 2017

Funcionarios del MOPT gastaron más de ¢20 millones en reparación de motos fantasmas

Mónica Matarrita12 de octubre, 2017 | 12:23 PM

Un total de ¢20.929.348 habrían sido pagados por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) entre marzo y agosto de 2017 a un taller por reparaciones fantasmas, o que nunca existieron, de motocicletas utilizadas por oficiales de la Policía de Tránsito.

Debido a lo anterior, este miércoles, los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron dos allanamientos en viviendas, con los que se logró la detención de dos funcionarios del MOPT identificados con los apellidos Arroyo Álvarez y Gamboa Ramírez, quienes figuran como los principales sospechosos del delito de peculado.

Así lo confirmó Joseline Gutiérrez Ramírez, jefa de la Unidad Anticorrupción del OIJ, quien asegura que la investigación respecto a este hecho inició tras una alerta hecha por los jerarcas de la Policía de Tránsito sobre el pago de facturas.

Lea: Así encontraron cadáver en Circunvalación

Según explica Gutiérrez, meses atrás existía una licitación con un taller mecánico ubicado en San Antonio de Escazú, donde se realizaba la reparación de dichos automotores.

Cuando finalizó dicha licitación y se intentó renovar, surgió una serie de trabajos, por lo tanto, Arroyo insistió en que se debía realizar algún procedimiento para agilizar el trámite de reparación de motocicletas y, como consecuencia, se autorizó el pago de facturas por caja chica.

“Cuando se inicia ese procedimiento, se realiza de la siguiente manera: el mecánico (Gamboa) realiza avalúos y a raíz de ellos se solicita una factura proforma al taller. Al tener dicha factura, se asegura el contenido presupuestario por medio de una orden de pedido. Cuando está asegurado el contenido presupuestario, presentan la factura y se genera el pago al taller por medio de una transferencia”, explicó Gutiérrez.

No obstante, al realizar las entrevistas a los Policías de Tránsito, las autoridades determinaron que nunca se realizaron las reparaciones de dichas motocicletas.

Taller

De acuerdo con Gutiérrez, el taller en el que se realizaban las supuestas reparaciones pertenece a una adulta mayor apellidada Valverde Alvarado, de 86 años, quien heredó dicho local luego de que su esposo falleciera.

Valverde fue citada en la Fiscalía, donde se recibirán las declaraciones del caso.

Gutiérrez explicó que incluso la anciana podría ser víctima del delito de abuso a personas mayores, pues, en apariencia, Valverde desconocía lo sucedido.

“El mecánico del MOPT (Arroyo) hacía los avalúos de que las motos tenían algún daño, los firmaba, pedía la factura proforma al taller y, con esta, solicitaba el aseguramiento del contenido presupuestario por caja chica. Luego le pedía a Valverde (dueña del taller) la factura de que sí se había hecho la reparación y, con ella, realizaban el pago por medio de transferencia”, recalcó.

Foto archivo con fines ilustrativos



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR