Sábado 25 de Noviembre, 2017

El autocuidado

11 de noviembre, 2017

Paula García

[email protected]

Me pregunto ¿cuántas veces esta palabra ha venido a nuestras mentes? Y más aún con cuanta rapidez dejamos que se aleje de nuestras vidas.

El auto cuidado corresponde a la capacidad intrínseca de poder hacernos cargo de nosotros (-as) mismos como totalidad, lo cual se convierte en todo un reto si miramos al ser humano desde sus esferas biológica, psicológica, social y espiritual.

Aprender a conocerse a sí mismo implica soltar lo que nos daña, hacernos cargo de nuestras emociones y confrontarnos con una realidad que en muchas ocasiones puede que no nos guste.

Es habitual escuchar a personas desmotivadas de la vida, gente sin ánimo ni deseos de trabajar o de crear e innovar en su metro cuadrado, pero ¿a qué se debe?, ¿cuál es la receta para lograr el autocuidado?

Se necesitan 3 cosas fundamentales desde mi óptica:

1.    Aprender a escucharse a sí mismo, eso implica entender a nuestro cuerpo, no exceder los límites físicos y emocionales para poder sostener las situaciones, con forme nos vamos haciendo conscientes de lo que nos sucede en el mundo interior somos capaces de definir prioridades y al menos esclarecer necesidades.

2.    Encontrarse en el silencio, puede ser abrumador para algunas personas, sin embargo, cuando hay silencio aparecen también las respuestas, el silencio muchas veces implica atravesar desiertos personales o crisis existenciales que son necesarias para crecer, implica también dejar que salgan de nuestra mente todas esas palabras que muchas veces entorpecen nuestra capacidad de aprender de las experiencias.

3.    Vivir para mí, aunque suene egoísta este enunciado es hasta que aprendemos a vivir para nosotros, que asumimos nuestra vida y nuestras elecciones. Cuando vivo para mí aprendo a amarme, a validar mis emociones a comprender qué hago y para dónde voy, será muy diferente, entonces, enamorarse o hacerse cargo de otro, pues si yo me amo y vivo plenamente para mí intentaré hacer el menor daño al otro, porque esto implicaría hacerme daño a mí mismo, pero es probable que también aguantaría jalar más peso del que debiera.

Tres cosas fundamentales que son pilares de nuestro autocuidado. Me llama la atención como la mayoría de las personas ligan este término a salud nutricional y física, que ejercicios, que dietas, que exámenes médicos, pero caemos en la trampa de solo mirar un aspecto.

Lea: El deporte como distracción política

Las personas que aprender a asumir su autocuidado son más felices, porque su motivación es intrínseca; eso significa que los mueven sus propios deseos, por lo tanto, sus logros serán más apreciados por el simple hecho de haberlos alcanzado y las caídas serán excusa de replantearse el camino.

Hay algunos enemigos del autocuidado, como los excesos, el miedo, la baja tolerancia a la frustración, la idealización y el consumismo, todos terminan por convencer a la persona de que no será capaz de lograr sus objetivos.

Cada día el sistema nos vende viernes negros, tallas ideales, presión por doquier y muchos otros distractores, por eso, no se descuide de sí mismo.

¿Por dónde empezar la labor del auto cuidado?, desde dentro, no pretenda que el mundo resuelva por usted, apasiónese por algo y trate de rodearse de entornos con personas que le resulten nutritivas y sobre todo recuerde que como totalidades que somos necesitamos buscar el equilibrio en todas las áreas de nuestra vida.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR