Domingo 17 de Diciembre, 2017

De divertirse con olas en Jacó pasó a jugar en el Morera Soto

Orlando Galo debutó con 16 años en Alajuelense.
Geovanny Segura / Alexander Otárola18 de noviembre, 2017 | 04:52 PM

Su pasión por el fútbol inició muy lejos de su casa actual. Allá, cuando jugaba bajo los atardeceres de la playa en Jacó, comenzó el sueño de un niño que luchó por este y que el pasado 6 de noviembre vio cómo se hizo realidad.

Con 16 años, Orlando Galo ya debutó con el primer equipo de la Primera División de Liga Deportiva Alajuelense. Lo hizo ante el Municipal Liberia en un partido que los locales ganaron 3-0 en el estadio Alejandro Morera Soto.

Lo que parecía un simple juego, fue todo para el futbolista, quien luchó ocho años fuera de su pueblo natal.

Lejos de su familia y sus amigos, pero con la convicción de triunfar en lo que siempre quiso y con el equipo de sus amores.

Lea: Wilmer López: "El cariño de la gente hacia mí no ha cambiado"

Comenzó en varias escuelas de fútbol en Jacó. Pasó varios años así hasta que, en una prueba en una sede del conjunto rojinegro, donde convenció al entrenador Enrique “Quique” Vásquez.

“Tengo ocho años en esta institución y fue don Enrique Vásquez que tenía una escuela de fútbol en la zona, donde era el Colegio Universitario de Alajuela (hoy UTN), allí había un centro de la Liga. Hicimos unas pruebas y de ahí en adelante me quedé”, comentó.

Galo tiene ocho años de ser parte del conjunto manudo.

Galo conversó con La Prensa Libre y afirmó que en ese tiempo pasó por categorías, como la U 15, Alto Rendimiento y ya en la actualidad en el primer equipo.

De Jacó recuerda que, además de jugar fútbol, también surfeaba en la playa, pues es algo muy común en la zona y no podía quedarse atrás.

Al jugador lo recibieron en una casa en la provincia alajuelense para evitarle los viajes tan largos que tenía que realizar.

Fue la familia de José Francisco Miranda quien habló con los padres de Galo, quienes aceptaron la propuesta. De eso, ya son ocho años.

“Hubo una familia que habló con mis papás y le dijeron que cómo iba a hacer para venir desde tan largo, entonces, me abrieron las puertas y desde ese tiempo me quedé ahí”, recordó.

Lo más complicado fue dejar la comodidad de su casa para luchar por lo que quería, sin embargo, aceptó el reto con tal de ser parte del conjunto manudo.

Orlando Galo, de 16 años, debutó el domingo 6 de noviembre con la Liga. Fue en un juego ante Liberia.

Su padre, un soldador de la zona, y su madre es ama de casa, pero busca por todos lados para sacar adelante a su familia.

“Mis padres son unas excelentes personas y que siempre luchan por todos. Mi mamá se esfuerza al máximo para que sus hijos tengan todo. Somos una familia humilde luchadora. Mi papá la pulsea por todos lados para mantenerme aquí.

Él es soldador y mi mamá es ama de casa, pero todo el pueblo la conoce por ‘pulseadora’, porque a veces vende tortillas, cuajadas, bolsas de hielo, apretados y no me da vergüenza decirlo porque lo ha hecho para yo poder estar aquí”, manifestó.

Ellos lo vieron debutar hace dos semanas. Desde las graderías de la “Catedral del Fútbol”, vieron cómo salió de titular ante los pamperos. No se vio nervioso y dejó contenta a la afición, pues puede jugar como defensa central y como lateral derecho.

El jugador tuvo que dejar Jacó para ser parte del equipo rojinegro.

“Es un sueño para todo niño debutar en Primera División, más en una institución como esta. Es ir paso a paso porque hay que ir alcanzando metas y como soy liguista desde la cuna, fue una ilusión enorme cuando me dijeron.

El profe Wilmer me dijo desde el jueves de esa semana que iba a jugar. Eso fue una alegría enorme porque iba a estar en la cancha con los jugadores que siempre he visto y con el equipo que uno ha seguido”, aseguró.

Aunque se quedó sin su corte habitual de pelo, pues a los que debutan en la Liga los rapan, eso fue lo de menos, pues ya había cumplido su sueño y eso le ayudó a sentirse con más confianza entre los jugadores del equipo.

Wilmer López, actual técnico del equipo, confía en él y en los demás futbolistas jóvenes del equipo, y espera verlos triunfar en el balompié nacional y que todo su esfuerzo sea recompensado en el futuro.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR