Domingo 17 de Diciembre, 2017

Increíble relato de sobreviviente al accidente del Chapecoense

Redacción26 de noviembre, 2017 | 11:04 AM

AFP. "Soy un milagro de Dios", dice convencida Ximena Suárez, la joven azafata boliviana de mirada profunda, que volvió a nacer el 28 de noviembre de 2016, junto a otros cinco sobrevivientes del avión LaMia que cayó en Colombia y dejó 71 muertos, entre ellos gran parte del club Chapecoense.

A un año de esa tragedia aérea, Ximena, de 28 años de edad, madre soltera de dos niños, intenta rehacerse haciendo "cosas a las que antes no le daba importancia". "Estoy capacitándome para dar charlas motivacionales y haciendo bijouteria", le confía a la AFP en su casa de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra.

Cuando evoca el accidente del pequeño avión Avro RJ85 de LaMia en el que iba de azafata y en el que murieron 71 de las 77 personas que iban a bordo, entre ellas, 19 jugadores del club Chapecoense de Brasil, así como directivos del club y periodistas brasileños, parece quebrarse.

Lea: Guerrera tica sueña con llegar a UFC

"A los sobrevivientes los considero como hermanos, porque ese mismo día del 28 volvimos a nacer, somos un milagro que tenemos que dar testimonio para ayudar a otras personas, creo que ese es uno de los propósitos por lo que nos hemos quedado aquí nosotros seis", apunta con una tristeza infinita en su mirada.

Tras concluir una dolorosa fase de fisioterapia y de "recuperación psicológica y psiquiátrica", Ximena empezó "a escribir un libro, que ya lo terminé, retomé mis estudios (de ingeniería), estoy trabajando como modelo independiente y pasando cursos para dar charlas motivacionales".

El accidente se dio el pasado 28 de noviembre. Foto tomada de La Prensa de Perú.

Prefiere no referirse a las dramáticas conclusiones del accidente. Según una investigación de las autoridades aeronáuticas colombianas la aeronave tenía combustible limitado para cubrir la ruta entre la ciudad boliviana de Santa Cruz y el aeropuerto José María Córdova de Rionegro, que sirve a Medellín (noroeste).

A pesar de haber sorteado "esa tragedia tan grande (...) me siento feliz; estoy agradecida con Dios por esta nueva oportunidad que quiero aprovecharla al máximo, ahora le doy importancia a las cosas que antes no le daba importancia", sostiene.

Sin embargo, la vida de esta joven no es color rosa. "Me ha costado bastante levantarme porque ha sido un golpe muy fuerte, caí en una depresión muy grande y la verdad que mi familia, mis hijos, me ayudaron a salir de todo esto que estaba sintiendo y también la gente que me apoya hasta ahora, es increíble".

"Veo que la gente me admira, creo que me ve como un milagro, ¿no? Hay quien me dice 'por suerte te salvaste', para mí no es suerte es la voluntad de Dios, obviamente me siento triste por haber perdido a mis compañeros".

Luego del largo proceso de recuperación, Ximena parece haber superado sus fobias. "Quiero ser instructora de tripulantes, obviamente primero volver a volar y ahí ser instructora".

Foto principal tomada de La Vanguardia



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR