Lunes 11 de Diciembre, 2017

Trastorno bipolar en los últimos 25 años

02 de diciembre, 2017

Dr. Francisco Jiménez Martén

[email protected]

El trastorno bipolar no es nuevo como patología psiquiátrica, pero ciertamente la visión moderna nos permite hacer algunas consideraciones hoy, que hace algunos años eran imposibles debido al estigma existente alrededor de su nombre.

Areteo de Capadocia, hace casi 2000 años, describió los cambios afectivos, depresión y manía, como inherentes a la condición humana; fue el primero en conectar la idea de “ciclos” en que se asociaban uno y otro en ciertos individuos. Pero no sería sino Jean Pierre Falret (1794-1870) quien la describió como “insania circular”, para que posteriormente, Emil Kraepelin, creara una nueva entidad clínica: “insanía maniaco-depresiva”. Fue precisamente Kraepelin, quien hizo una clara separación de esta enfermedad con la esquizofrenia, haciendo notar que ésta última tiene un pronóstico pobre, un curso progresivo y deterioro funcional.

De manera contraria, el trastorno bipolar es más bien episódico y con un potencial de completa recuperación. Es necesario aclarar que el TB (por sus siglas), es común, tiene presentaciones complejas y provoca morbilidad y mortalidad significativas.

En los últimos 25 años se han generado una gran cantidad de investigaciones para entender mejor la clínica, el curso, las causas y el tratamiento del TB. El aporte al conocimiento nos permite hoy diagnosticar sub-tipos del trastorno, características clínicas de altísimo valor terapéutico así como detalles que facilitan diferenciarlo de otras condiciones.

Lea: Los desórdenes de un país en bancarrota moral

Por definición, el Trastorno Bipolar es una enfermedad episódica recurrente, de características cíclicas, con la presencia de episodios maníacos o hipomaníacos y cuadros depresivos que, por su relación con los períodos de manía, identificamos como depresión bipolar, y la diferenciamos de la depresión “unipolar”, que corresponde a pacientes que se deprimen, pero no se “aceleran”.

Los episodios de aceleración, manías o hipomanías, se distinguen por la severidad de sus síntomas y la duración en días, así como la necesidad de tratamiento o internamiento que se pueda determinar al enfrentarlos. De ahí se deriva la clasificación que hacemos al subdividirlos entre Trastorno Bipolar tipo I y Trastorno Bipolar tipo II.

Probablemente, para el lector resulta natural visualizar una depresión, pero no es tan fácil imaginar una manía. Típicamente se trata de un estado de ánimo eufórico, expansivo o irritable, a lo que se suma una disminución en la necesidad de horas de sueño, un sensible aumento de energía y un impulso notorio de involucrarse en actividades o comportamientos de riesgo. La persona se muestra dispersa e inatenta, sus pensamientos pasan por su mente tan rápido que no logra concretarlos, habla igualmente tan rápido que cuesta entenderle.

Su capacidad de juicio está alterada, lo que podría resultar en comportamientos indiscretos a nivel sexual, gastos exagerados y claramente innecesarios, consumo de sustancias, conductas de riesgo para su integridad y otros. No es inusual que a lo anterior se agregue una autoestima inflada, con sentimientos de grandiosidad así como ideas delirantes.

Es posible, pero no necesariamente ocurre, que todas estas manifestaciones alcancen niveles de pérdida de contacto con la realidad, en cuyo caso, el manejo médico debe ser más agresivo y dirigido a garantizar la seguridad del paciente y de los que le rodean, pueda que ameritando el internamiento.

La frecuencia de presentación de los cuadros depresivos o maníacos varía de paciente a paciente y, con los tratamientos disponibles hoy en día, con frecuencia se reducen en forma significativa y se puede vivir una vida básicamente normal. Por lo tanto, nuestra responsabilidad como médicos especialistas en el área de psiquiatría es capacitarnos cada vez más sobre el tema, educar y concientizar a la población costarricense.

Dr. Francisco Jiménez Martén
Médico Psiquiatra Código, presidente de la Sociedad Internacional de Trastorno Bipolar Capítulo Costa Rica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR