Jueves 14 de Diciembre, 2017

Diputados acusan de “compadre hablado” a magistrados de Sala III

Por rapidez para avalar desestimación de caso vinculado al cemento
Jaqueline Solano 04 de noviembre, 2017 | 12:05 AM

Una sesión de 10 minutos y una votación de 60 segundos fueron suficientes para que los magistrados de la Sala de Casación Penal avalaran la desestimación de una causa en contra de los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara por el presunto delito de tráfico de influencias a favor del empresario Juan Carlos Bolaños, quien ya fue detenido por el presunto delito de peculado.

La decisión fue tomada el 20 de febrero del presente año, y casi nueve meses después, con el peso de la causa reabierta y la suspensión del fiscal general Jorge Chavarría por el manejo de ese expediente, los magistrados Doris Arias -presidenta actual de la Sala III-, María Elena Gómez, Jesús Ramírez y Carlos Chinchilla -ahora presidente de la Corte Suprema de Justicia-, fueron llamados por los diputados de la comisión especial investigadora del Congreso, que indaga los nexos por los que el empresario Bolaños habría adquirido un préstamo con el Banco de Costa Rica (BCR) para la importación de cemento chino.

SILENCIO DE MAGISTRADOS

¿Qué análisis realizaron de la prueba? ¿Por qué acuerparon la postura de la Fiscalía? ¿Cómo justifican la rapidez con la que se resolvió el caso? ¿Pesó la cercanía con los diputados?

Estas interrogantes intentaron plantear los legisladores a los altos jueces, quienes además tomaron la decisión junto con el también magistrado de la Sala III, Celso Gamboa, quien descuenta una suspensión por sus supuestos vínculos con Bolaños

Sin embargo, los magistrados se acogieron al silencio para no referirse al caso concreto, alegando que, al ser acusados penalmente por la Asociación Nacional de Investigadores, en relación con dicho asunto, no podían hablar.

De este modo, con preguntas de casos hipotéticos o escenarios generales, los congresistas intentaron ahondar en el procedimiento efectuado.

Pero sus respuestas, lejos de aclarar, fortalecieron las dudas en su actuación e incluso se llegó a acusarlos de un posible “compadre hablado”.

“Me parece o cometieron un error garrafal haciendo al lado una parte de la prueba que afectaba a gente que influye, porque los diputados influyen en el nombramiento y reelección de ustedes, y a una parte de la prueba hicieron caso omiso.

Es una negligencia terrible de compadre hablado con políticos como el diputado Víctor Morales Zapata, con una gran influencia que ha tenido en la Asamblea Legislativa, el embajador de Otto, incluso a veces del Presidente, y don Otto Guevara, que tiene poder porque, desde que estaba en la cuna hasta que llegue a la cripta, va a ser candidato presidencial.

Se trataba de esas personas, de gente con poder, y ustedes obviaron una parte de la prueba, y expresamente dijeron que no existían comunicaciones entre Juan Carlos Bolaños y esos dos diputados, o es una gran negligencia. ¿O acudirán al argumento que es responsabilidad de don Carlos? Y yo diría que no, y no opera, por lo que operó en estos tres jueces de Pérez Zeledón”, enfatizó con dureza el diputado Otton Solís.

Lea: Cementazo envuelve a Víctor Morales Zapata

El legislador hizo referencia al caso de Pérez Zeledón, para comparar el error que habría cometido el resto de magistrados, si secundaron sin mayor análisis la postura del magistrado instructor Carlos Chinchilla para desestimar la causa.

“La idea de tribunales es que se combinen juicios y criterios. Si es una tradición que se ha instalado a ese nivel, eso es terrible, por eso les digo que el respeto hay que ganárselo, hay un caso parecidísimo al que pareciera es este caso, en que tres jueces de PZ redujeron la pena de unos narcotraficantes de 18 a seis años, y el alegato de dos de los jueces fue que el juez informante marcó la pauta. Y entonces dice: ‘por eso no soy responsable de error’, que se confió en experiencia de otros jueces, esos fueron los alegatos”, criticó.

0 MINUTOS DE SESIÓN 

De los pocos elementos que los congresistas pudieron confirmar sobre el procedimiento efectuado en este caso, destacó la respuesta a cuatro consultas planteadas por los diputados Sandra Piszk, Julio Rojas y Rafael Ortiz.

La diputada Piszk cuestionó si es normal que respalden la solicitud de desestimación de la Fiscalía, a lo que el magistrado Chinchilla aseguró: “La normalidad es que se acepten las desestimaciones presentadas por el Ministerio Público (…). En 10 años que tengo de ser magistrado de la Sala de Casación Penal, solo dos se han cuestionado, pero por falta de fundamentación”.

Chinchilla se refirió en específico a los casos del exdiputado Henry Mora, y del ministro Sergio Alfaro, como los únicos en los que han diferido con la Fiscalía.

Piszk también interpeló si es posible “desestimar algo en término de minutos”, a lo que la Presidenta de la Sala III reconoció que: “en realidad, no”.

Los legisladores Ortiz y Rojas dejaron en evidencia la celeridad específica del trámite de este expediente. Ante sus consultas, el magistrado Chinchilla reconoció que el promedio de análisis de estos casos es de 49 días, aunque alegó que es variable, y en otros expedientes han durado 25 días. En la desestimación de la causa de Morales y Guevara, tardaron seis días.

También quedó evidenciado que la sesión para avalar esa determinación les tomó solo 10 minutos, específicamente de 11:15 a.m. a 11:25 a.m. del 20 de febrero.

“Un expediente tan extenso, una falla de este calibre donde la fiscal hace referencia que no existe esa prueba, pero en el mismo expediente consta que lo que ella está diciendo no es correcto. Esta desestimación carecía de fundamentación, me indica a mí que no existió un análisis propio fundamentado, y un estudio del expediente, como es un deber de los jueces”, criticó Ortiz.

EXESPOSA Y FIESTAS CON DIPUTADOS

Como parte de la comparecencia, salieron a colación cuestionamientos por el presunto amiguismo que se ha vislumbrado entre magistrados y legisladores, así como conflictos de interés que habría dentro de la Corte, los cuales salpicaron de forma directa a Carlos Chinchilla.

El Magistrado Presidente reconoció que “hay un antes y un después” de la fiesta que protagonizó con legisladores el día que fue ascendido al cargo, y a raíz de eso están tratando de tomar directrices.

Pero los dardos respecto a su actuar no culminaron ahí, también se le cuestionó que no se inhibiera de participar en la decisión de nombrar a su exesposa en el puesto de jueza cinco.

“Si a ella le va bien en la vida, a su hijo le va bien en la vida, hay una relación directísima, aunque ya no sean marido y mujer, independientemente de si es ilegal o no, ¿le parece que va acorde con lo que llamamos probidad? ¿Es eso normal, que un hermano mío aspire a ser magistrado, vote por él y lo promueva?”, sostuvo Solís.

La sesión culminó con el disgusto expreso de los legisladores ante la actitud de los magistrados, de no rendir más detalles sobre el caso.

 

EN DETALLE

 

• TRÁFICO DE INFLUENCIAS

 

Los diputados Otto Guevara y Víctor Morales son investigados por el supuesto tráfico de influencias en favor del empresario Juan Carlos Bolaños, una de las pruebas que se ha revelado para establecer este presunto entramado de cercanías consiste en un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que revela más de mil llamadas entre ellos tres y además el exdiputado Walter Céspedes. 

Esta prueba estaba dentro del expediente cuando la Fiscalía General de la República ordenó la desestimación de la causa penal, y cuando el 20 de febrero los magistrados de la Sala III -llamados a rendir cuentas ante los legisladores- decidieron avalar la desestimación. 

El 4 de octubre, en medio del fuerte escándalo por las denuncias planteadas en medios de comunicación, y de la comisión legislativa, el ahora suspendido fiscal general Jorge Chavarría ordenó reabrir la causa. 

Sobre Guevara y Morales pesa el cuestionamiento de impulsar gestión en favor de Bolaños, y favorecer la reforma al reglamento técnico que finalmente le permitiría a Bolaños ser sujeto de crédito para la importación de cemento chino.

Uno de los elementos que se ha cuestionado, en especial a Morales Zapata, fue disfrutar de una semana de vacaciones canceladas por un trabajador de las empresas de Bolaños.



De los pocos elementos que los congresistas pudieron confirmar sobre el procedimiento efectuado en este caso, destacó la respuesta a cuatro consultas planteadas por los diputados Sandra Piszk, Julio Rojas y Rafael Ortiz.
La diputada Piszk cuestionó si es normal que respalden la solicitud de desestimación de la Fiscalía, a lo que el magistrado Chinchilla aseguró: “La normalidad es que se acepten las desestimaciones presentadas por el Ministerio Público (…). En 10 años que tengo de ser magistrado de la Sala de Casación Penal, solo dos se han cuestionado, pero por falta de fundamentación”.
Chinchilla se refirió en específico a los casos del exdiputado Henry Mora, y del ministro Sergio Alfaro, como los únicos en los que han diferido con la Fiscalía.
Piszk también interpeló si es posible “desestimar algo en término de minutos”, a lo que la Presidenta de la Sala III reconoció que: “en realidad, no”.
Los legisladores Ortiz y Rojas dejaron en evidencia la celeridad específica del trámite de este expediente. Ante sus consultas, el magistrado Chinchilla reconoció que el promedio de análisis de estos casos es de 49 días, aunque alegó que es variable, y en otros expedientes han durado 25 días. En la desestimación de la causa de Morales y Guevara, tardaron seis días.
También quedó evidenciado que la sesión para avalar esa determinación les tomó solo 10 minutos, específicamente de 11:15 a.m. a 11:25 a.m. del 20 de febrero.
“Un expediente tan extenso, una falla de este calibre donde la fiscal hace referencia que no existe esa prueba, pero en el mismo expediente consta que lo que ella está diciendo no es correcto. Esta desestimación carecía de fundamentación, me indica a mí que no existió un análisis propio fundamentado, y un estudio del expediente, como es un deber de los jueces”, criticó Ortiz.

EXESPOSA Y FIESTAS
CON DIPUTADOS

Como parte de la comparecencia, salieron a colación cuestionamientos por el presunto amiguismo que se ha vislumbrado entre magistrados y legisladores, así como conflictos de interés que habría dentro de la Corte, los cuales salpicaron de forma directa a Carlos Chinchilla.
El Magistrado Presidente reconoció que “hay un antes y un después” de la fiesta que protagonizó con legisladores el día que fue ascendido al cargo, y a raíz de eso están tratando de tomar directrices.
Pero los dardos respecto a su actuar no culminaron ahí, también se le cuestionó que no se inhibiera de participar en la decisión de nombrar a su exesposa en el puesto de jueza cinco.
“Si a ella le va bien en la vida, a su hijo le va bien en la vida, hay una relación directísima, aunque ya no sean marido y mujer, independientemente de si es ilegal o no, ¿le parece que va acorde con lo que llamamos probidad? ¿Es eso normal, que un hermano mío aspire a ser magistrado, vote por él y lo promueva?”, sostuvo Solís.
La sesión culminó con el disgusto expreso de los legisladores ante la actitud de los magistrados, de no rendir más detalles sobre el caso.

EN DETALLE

• TRÁFICO DE INFLUENCIAS

Los diputados Otto Guevara y Víctor Morales son investigados por el supuesto tráfico de influencias en favor del empresario Juan Carlos Bolaños, una de las pruebas que se ha revelado para establecer este presunto entramado de cercanías consiste en un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que revela más de mil llamadas entre ellos tres y además el exdiputado Walter Céspedes.
Esta prueba estaba dentro del expediente cuando la Fiscalía General de la República ordenó la desestimación de la causa penal, y cuando el 20 de febrero los magistrados de la Sala III -llamados a rendir cuentas ante los legisladores- decidieron avalar la desestimación.
El 4 de octubre, en medio del fuerte escándalo por las denuncias planteadas en medios de comunicación, y de la comisión legislativa, el ahora suspendido fiscal general Jorge Chavarría ordenó reabrir la causa.
Sobre Guevara y Morales pesa el cuestionamiento de impulsar gestión en favor de Bolaños, y favorecer la reforma al reglamento técnico que finalmente le permitiría a Bolaños ser sujeto de crédito para la importación de cemento chino.
Uno de los elementos que se ha cuestionado, en especial a Morales Zapata, fue disfrutar de una semana de vacaciones canceladas por un trabajador de las empresas de Bolaños.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR