Viernes 21 de Setiembre, 2018

Discusión por mujer habría desatado masacre en Pavas

Mónica Matarrita / Mauricio Aguilar11 de diciembre, 2017 | 11:31 AM

La masacre que dejó tres fallecidos y ocho heridos la madrugada de este domingo en Pavas habría sido motivada por una discusión minutos antes de la balacera.

El hecho ocurrió a eso de la 1:20 a.m. en el bar El Paveño.

Según explicó Álvaro González, jefe de la Sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), los fallecidos fueron identificados como Bryan Álvarez Álvarez, de 24 años; Jairo Quesada Solano, de 27 años y Greivin Bermúdez, de 29 años.

Ellos estaban dentro del local cuando dos hombres armados llegaron a bordo de un carro color oscuro, se bajaron y se ubicaron en la entrada, desde donde dispararon en múltiples ocasiones logrando impactarlos.

Además, en la balacera otras ocho personas resultaron gravemente heridas, seis hombres adultos, un menor de edad, así como una mujer mayor de edad, quienes fueron trasladados a hospitales capitalinos, donde se recuperan.

Respecto a la discusión, González detalló que esta pudo haber sido generada por una ofensa a una mujer que estaba en el sitio.

En ese momento, los ahora fallecidos tuvieron un forcejeo con dos sujetos. En la riña, intervino el dueño del bar, quien logró controlarlos, y esos dos hombres aún sin identificar se retiraron del sitio.

Veinticinco minutos después ocurrió el tiroteo, cuando los sospechosos llegaron con sus rostros tapados con pañuelos y perpetraron el ataque.

Al percatarse de las intenciones de los pistoleros, Álvarez intentó huir, sin embargo, fue alcanzado por las balas en la parte externa del bar, muriendo en una alcantarilla.

Por su parte, Quesada y Bermúdez fueron encontrados dentro del inmueble.

Todos tenían sus pertenencias, de modo que las autoridades judiciales también manejan entre los móviles del triple homicidio un posible ajuste de cuentas.

"Nos llama la atención varios aspectos, hay algún tipo de ensañamiento particular hacia estas tres personas. Las tres tienen orificios de proyectil de arma de fuego en la cabeza, algunas en la región frontal, otras en la occipital y también en el tórax. Hay aproximadamente 33 casquillos de calibre 9 mm entre las afueras y una parte de la entrada del bar", declaró.

Según explicó González, los ahora fallecidos eran vecinos de Bribri y Metrópoli de Pavas, por lo que trabajan en la relación que sostenían.

Álvarez contaba con antecedentes por portación ilegal de arma permitida, mientras que Quesada por hurto, ninguno de ellos tenía oficio conocido. Por su parte, Bermúdez no contaba con antecedentes y se desempeñaba como técnico en refrigeración.

"Vamos a entrevistar a los heridos y establecer la hipótesis policial, porque si fue por una discusión dentro del bar, creo que hubo algún tipo de ensañamiento, y no podemos descartar también el ajuste de cuentas, esas son las hipótesis sobre la línea de investigación", concluyó.

González también mencionó que esta balacera no tiene ninguna relación con otro ataque ocurrido la madrugada del sábado en el sector del Paseo de los Estudiantes, conocido como Barrio Chino, en San José, donde otros dos hombres fallecieron.



VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR