Sábado 22 de Setiembre, 2018

¿Abstención, voto blanco o voto nulo?

02 de enero, 2018

Luis Fernando Allen Forbes

[email protected]

La democracia es la piedra angular de la sociedad costarricense  y por lo tanto su  fortalecimiento y promoción de la buena gobernabilidad es una de sus principales tareas, para garantizar la paz, la seguridad,  el desarrollo y la sostenibilidad de la misma.

El siglo XXI plantea nuevos desafíos a los modelos de democracia representativa como la nuestra, entre ellos: la crisis de los partidos políticos, los temas del financiamiento de la política, la calidad y la paridad de la representación, el fortalecimiento institucional y modernización de los marcos normativos electorales, la especialización de la jurisdicción electoral, la independencia y la ciudadanización de las autoridades electorales.

Esto supone que los costarricenses  aspiramos a tener un país próspero, más justo, con una elevada autoestima nacional,  más inclusivo,  mejor educados, con valores y mejores indicadores de desarrollo humano,  que nos permita encarar con optimismo el futuro.

En las próximas elecciones la participación de la ciudadanía es una condición indispensable para enfrentar la corrupción. 

Hemos sido testigos de la preocupación del Tribunal Supremo de Elecciones  frente al fenómeno de la abstención, y el gasto en publicidad con los recursos de todos  para incentivar a los ciudadanos a participar del proceso electoral para el período 2018-2022.
 
Cabe destacar que ninguno de los presidenciables llena nuestras expectativas, lo que sin duda alguna le da opción al voto nulo o voto en blanco de ninguna manera a la abstención.

Lea: Los amos del valle

Hay que recordar que los actos de corrupción de la década de los 40 fue lo que desencadenó e impulsó la guerra civil del 48 en la que surge la figura de don Pepe Figueres en el cual murieron muchos costarricenses dividiendo el país en un antes y un después.
 
Los costarricenses somos amantes de la vida, la vivimos a plenitud y la disfrutamos. Por lo tanto difícilmente nuestros jóvenes y ciudadanos  empuñarían armas para liberar al país de esa corruptela que ha detenido y condenado el progreso de este pequeño gran país.

Entonces que opción nos queda como país? Para que el TSE escuche y se dé cuenta que Costa Rica está siendo arrastrado de forma vertiginosa gracias a su complicidad y silencio a posibles escenarios de violencia y derramamiento de sangre como uno más en el escenario político mundial.

La única alternativa es sin duda el voto protesta, este es el nulo o blanco, reitero que de ninguna manera la abstención, porque esa es la que ha elegido a los gobiernos  corruptos que han empobrecido nuestro país y debilitado la democracia.
 
Finalmente, según Ortega y Gasset; la salud de las democracias, cualesquiera que sean su tipo y su grado, depende de un mísero detalle técnico: el procedimiento electoral. Todo lo demás es secundario. Si el régimen de comicios es acertado, si se ajusta a la realidad, todo va bien; si no, aunque el resto marche óptimamente, todo va mal.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR