Miércoles 20 de Junio, 2018

Elecciones 2018: El poder de los indecisos

30 de enero, 2018

Albino Vargas

[email protected]

El prestigioso Proyecto Estado de la Nación (PEN) elaboró un análisis sobre el comportamiento electoral actualmente en desarrollo, de cara a las votaciones presidenciales del domingo 4 de febrero de 2018.

Según publicación de prensa que lo citó, estamos en puertas de unas elecciones tan particularmente únicas como sencillamente “raras”, para expresar una opinión más cercana a la percepción de la ciudadanía común.

El estudio del PEN, realizado conjuntamente con el Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP-UCR), es contundente en indicarnos que estas “extrañas” elecciones no tienen nada parecido, desde los acontecimientos bélicos de la confrontación civil armada entre costarricenses, allá en 1948.

Se han realizado 16 procesos electorales desde ese entonces (sin contar el actual) y nada semejante habíamos visto en cuanto a la total incertidumbre de un resultado.

¿Será que en el horizonte mediato podría avizorarse algún quebranto democrático-republicano-institucional de lo cual nadie tiene ni la más mínima idea de ello?... ¡Vaya usted a saber!

Volvamos al actual proceso electoral. Tres grandes grupos de electores, de los 3 millones 300 mil ciudadanos con derecho a votar, se perfilaron muy bien al terminar el año 2017 en relación con estas elecciones presidenciales. Usted, estimado lector de este comentario, perfectamente puede ubicarse en alguno de los tres.

PRIMER GRUPO: Quienes no votarán definitivamente, pues no irán a las urnas. Ya no creen en nada, están al tope del hartazgo y estiman que “todos son lo mismo” y “nada cambiará”. Nada más y nada menos que un tercio del padrón electoral nacional: 1 millón 100 mil votantes. ¿Es usted parte de este grupo?

SEGUNDO GRUPO: De los 2 millones 200 mil votantes que sí irían a las urnas, cerca de 650 mil no tienen la menor idea de a quién van a apoyar. Se decidirán en las últimas horas y/o con la papeleta en frente al momento mismo del acto de votación. Prácticamente, de los votos válidamente emitidos para el domingo, no hay en este momento ninguna certeza de quién se va a llevar ese casi 30% de sufragios o cómo se distribuiría. Es por este segmento que hemos estado viendo la furiosa competencia de la propaganda de los diferentes candidatos en las últimas horas. ¿Está usted en este grupo?

Lea: Elecciones 2018: Las dos democracias

TERCERO GRUPO: Pero, ¡cuidadito! La sorpresa podría ser mayor a la que todo el mundo espera. De la cantidad de electores restantes que sí votarían, es decir, los 2 millones 2 mil, tenemos que restar los 650 mil realmente indecisos pertenecientes al grupo segundo. Por tanto, nos quedan 1 millón 550 mil votos que ya tienen candidato definido… ¡Pero!... ¡He aquí el pero! De esta cantidad, los que ya tienen candidato definido, nos dice el estudio comentado que unos 625 mil han venido cambiando de candidatos a lo largo de las últimas semanas. ¿Está usted en este grupo?

En síntesis: hay 1 millón 275 mil ciudadanos de los que sí irán a las urnas, cuya preferencia por determinada candidatura presidencial no está segura, no está realmente definida, nadie en la carrera electoral del esprint puede adjudicarse nada, ¡nada de nada! Hablamos de los 650 mil realmente indecisos, súper indecisos, más los 625 mil que son “medio” indecisos porque han venido cambiando de preferencia en las últimas semanas.

¡Brutal! Casi un 60% de las personas electorales ciudadanas no tiene realmente definido por quién votará.

Al momento de escribir este comentario, el pasado domingo 28 de enero, con estas cifras la probabilidad de una segunda ronda electoral para el primer domingo de abril sería inevitable.

Desconfianza y decepción serían los dos sentimientos fundamentales que nos explican ese 60% de indecisión, “dura” o “medianamente dura”. Desconfianza y decepción que a juicio del investigador don Diego Fernández Montero, en su acertado análisis “Coyuntura político-electoral en Costa Rica de cara a las elecciones de 2018”, parecen ser la base del entierro del sistema de elecciones presidenciales por partidos para pasar a uno por personas, donde el “encanto” de fulano y/o la apelación a sentimientos subjetivos muy hondos en las conciencias cívicas nos podrían estar conduciendo al imperio de la incertidumbre total sobre nuestro futuro como país.

Albino Vargas Barrantes, Secretario general Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)




Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR