Domingo 23 de Setiembre, 2018

Estudio: Alumnos de colegios técnicos solo logran dormir 6 horas diarias

Sharon Cascante Lizano31 de enero, 2018 | 06:02 AM

Un estudio demuestra que el 87% de los alumnos de colegios técnicos duerme como máximo seis horas diarias, de ellos el 36% reconoce que la calidad de su sueño resulta bastante mala.

La calidad del sueño es determinante en la adolescencia para favorecer el desarrollo cognitivo y la salud mental.

Carolina Ramírez efectuó una investigación sobre el tema que le permitió obtener el grado de licenciatura en Enfermería en la Universidad Hispanoamericana, la cual tituló “Higiene del sueño en los adolescentes de 18 años dentro del sistema de educación técnica profesional en relación con la percepción de su salud mental”.

Explicó que el ciclo del sueño cuenta con cinco fases, la última se llama REM, y aparece 90 minutos después de acostarse, provoca una mayor actividad cerebral para evitar que algunas partes del cuerpo entren en acción.

“La importancia de este sueño radica en que durante esta etapa se almacenan y estabilizan los recuerdos, además, mejoran la memoria, ya que los recuerdos parten de los conocimientos generales, esto porque durante las horas nocturnas el cerebro crea un repaso de la información para ser utilizada en el futuro. Esta etapa es primordial para desarrollar la memoria y el aprendizaje”, explicó.

Ramírez indicó que en la adolescencia el ciclo de descanso puede tener variaciones o cambios de rutina entre los días de clases con los días libres o los fines de semana. Esto genera que el patrón de descanso no sea constante.

La especialista indicó que dentro de los beneficios de dormir bien destacan que ayuda a la memoria y el aprendizaje, puesto que las mismas zonas cerebrales responsables del aprendizaje se activan durante el sueño.

Además, el cuerpo tiene mayor capacidad de sintetizar la glucosa disminuyendo las posibilidades de padecer diabetes.

Al bajar la temperatura del cuerpo, se reduce el riesgo de padecer problemas cardiacos, se evita la depresión, la irritabilidad o la ansiedad, la persona está más motivada y cuenta con un mejor desempeño al manejar el estrés.

Lea: Hospital de Heredia atenderá en 1 mes citas perdidas este lunes por falta de agua

Ramírez realizó su investigación durante 2017, en un colegio profesional ubicado en San José, en donde eligió una muestra de 100 jóvenes de 18 años, de forma aleatoria.

A estos jóvenes les aplicaron dos cuestionarios: “Índice de Calidad del Sueño de Pittsburg de Buysse”, que incluye 10 preguntas para valorar las alteraciones del sueño, uso de medicamentos y las repercusiones sobre las actividades diarias, así como el “Cuestionario de Salud General de Goldberg”, compuesto por 28 consultas relacionadas con síntomas somáticos.

Con ellos Ramírez descubrió que existe una tarea pendiente en este tema en los jóvenes de la educación técnica profesional.

Un 35,3% de los estudiantes señaló que se acuesta a las 12 m.n., el 27,5% a las 11 p.m., 3,9% lo hace a las 10 p.m.

Una vez acostados, el 42% indicó que les toma apenas 15 minutos dormirse, el 37% de 16 hasta 30 minutos y apenas un 12% necesita más de una hora.

“Los estudiantes que les toma más de 60 minutos en conciliar el sueño evidencian la deficiencia tanto de conocimientos como de hábitos sobre la correcta higiene del sueño. Entre las medidas existentes se recomienda que, al no poder conciliar el sueño en un plazo de 15 a 20 minutos, se desista de esto y no quedarse en la habitación con el fin de generar que a nivel mental se dé un reinicio del proceso.

Por lo que estos jóvenes al esperar dormirse durante tanto tiempo dificultan que el ciclo del sueño surja de manera natural y aumentan las posibilidades de distraerse con elementos tecnológicos como celulares, televisores o computadoras, así como con pensamientos o ideas de situaciones preocupantes que impidan el descanso mental”, recalcó.

A continuación, algunos hábitos que las personas deben seguir para tener buena higiene del sueño:

-Mantener el mismo horario para irse a la cama hasta durante los fines de semana.
-Reducir el número de siestas en el día.
-Evitar el consumo de cafeína y bebidas energizantes antes de dormir.
-Tener un dormitorio confortable.
-Al menos 2 horas antes de dormir, no deben consumirse alimentos pesados o grasosos.
-No ver televisión o escuchar música en la cama.
-Reducir la cantidad de líquidos antes de dormir para no fraccionar el sueño.
-Cuidar la respiración al acostarse.

Foto de archivo con fines ilustrativos



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Jeroen (01/02/2018)

6 horas era tener suerte cuando estaba en el cole