Lunes 10 de Diciembre, 2018

Ir a emergencias salvó a tibaseña de la muerte

Sharon Cascante Lizano31 de enero, 2018 | 02:29 PM

Sonia López, de 57 años y vecina de Tibás, cargó durante ocho años en su abdomen un tumor que sería, hasta el momento, el más grande del que se tiene registro a nivel mundial.

Esta señora oriunda de Ciudad Quesada, se pasó a vivir hace varios años a Tibás. Ella contó que, por razones personales y laborales, no pudo operarse, lo cual generó que el gigantesco tumor creciera hasta pesar 34 kilos.

Doña Sonia pesaba 123 kilos con el tumor, pero, ya sin la enorme masa en su cavidad abdominal, este miércoles la balanza marcó 89 kilos.

Pablo Sibaja, médico de Emergencias Quirúrgicas del nosocomio, explicó que este tipo de tumores tiene la particularidad de que son sólidos con fluido dentro, lo cual les permite crecer en grandes proporciones.

Además, enfatizó que, si la tibaseña no se hubiera operado, el tumor le habría causado la muerte.

“Llegó a Consulta Externa como una consulta urgente, nosotros en el Servicio de Cirugía tenemos una consulta para casos apremiantes, en este caso ella utilizó este servicio y ahí se identificó y se determinó que el riesgo era elevado y se manejó de forma expedita, eso es lo que típicamente hacemos con casos de esta naturaleza, de riesgo mortal”, indicó.

Doña Sonia tardará al menos tres meses en recuperarse bien.

Sibaja explicó que hay tumores más grandes que el de doña Sonia, pero se dieron fuera de una cavidad, contrario a este.

Este tumor representa un riesgo mortal debido a que aplasta los órganos internos. Doña Sonia tenía dificultad para respirar de forma efectiva, no podía comer correctamente y tenía atrapamiento de sangre en las piernas, por la presión que hacía la masa en los vasos sanguíneos de sus miembros inferiores.

“Era un tumor que estaba haciendo grandes daños en la cavidad abdominal y eso lógicamente paga un precio biológico, dichosamente se pudo actuar a tiempo”, indicó.

Sibaja aseveró que doña Sonia tardará al menos tres meses para que su cuerpo retome el funcionamiento normal, pero el lapso puede variar por distintos factores, entre los que se incluyen las complicaciones.

Lea: Así era el gigantesco tumor que afectaba a tibaseña

El especialista recalcó que resulta difícil anticipar si un paciente que tuvo un tumor de este tipo podría volver a tenerlo, pero afirmó que se trata de un acontecimiento de casi una vez en la vida.

Explicó que hay registro de casos de tumores gemelos, en términos médicos son sincrónicos, en otras palabras, ocurre al mismo tiempo el desarrollo de dos tumores con focos separados, pero “que ocurra uno primero y otro después sería algo sin antecedentes”.

El médico mencionó que el procedimiento tardó dos horas y media, y tuvo éxito porque lo ensayaron y planificaron.

“La planificación que tuvimos para poder hacer el día de la operación nos permitió tener un plan de vuelo, por decirlo de alguna manera, accesible, que nos permitió la rapidez con que se pudo hacer”, acotó.

Sibaja destacó que atienden tumores de más de 12 kilos tres veces al año, aunque no son frecuentes aquellos con magnitudes como las que tenía el de doña Sonia. Amplió que cuando atienden este tipo de pacientes lo hacen de emergencia, debido a que los aquejan otras situaciones de salud que los llevan a consultar.

Este fue el tumor que le extirparon a doña Sonia.

El especialista afirmó que, cuando una persona tiene una condición de este tipo, no debe postergar por mucho tiempo su atención pues se aumenta el riesgo de muerte.

“Llegar antes es mejor, esta es una cosa muy singular que ha ocurrido y nos llamó muchísimo la atención los reportes de que no había ninguno de este tamaño, pero tampoco es que estamos felices, nos preparamos para el reto, pero hubiéramos preferido que llegara más pronto”, externó.

El médico dijo que este tipo de tumor primero tiene un crecimiento lento, solo se logra detectar con inspecciones profundas o con ultrasonidos, luego aumenta la velocidad de crecimiento y, cuando entra en componente físico, se torna ultrarrápido y en meses se vuelve inmanejable.

El especialista finalizó señalando que el registro de estos tumores gigantes lo lleva el libro de los récords Guinness, en el cual se indica que en India hubo uno de 30 kg, el año anterior se reportó uno de 32 kg en Guatemala y uno de 33 kg en México.

Foto de archivo con fines ilustrativos



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR