Jueves 22 de Febrero, 2018

El amor y la amistad en las redes

02 de febrero, 2018

Roimy D'eljesus Cedeño

[email protected]

En tiempos de calentamiento global el amor y el dulce también se derriten. ¿Cómo han cambiado los valores tan fundamentales como el amor en las nuevas generaciones? Los análisis de insights y tendencias que hacemos en Consumer Truth conversando con consumidores en calles reales/virtuales y revisando sus patrones cambiantes en comportamientos, creencias y prioridades nos sugieren que los valores absolutos se derriten y empiezan a tomar nuevas formas, moldeándose a los nuevos tiempos.

La mensajería instantánea ha entrado en la pareja, WhatsApp e incluso Facebook y Twitter condicionan, mediante el móvil, las relaciones amorosas y de amistad. Para bien, pero también para mal.

En la actualidad se puede mantener una relación con la pareja prácticamente en cualquier momento o lugar (basta que haya cobertura de internet y un móvil) y al margen de presencia física. Un gran avance, pero, al mismo tiempo, un gran problema.

El mundo lo cambian las tecnologías, no las ideologías”.

¿Cómo ha cambiado el amor en la era del WhatsApp?

El problema no es la tecnología, sino que está dentro de nosotros. Si eres celoso, con las redes sociales vas a serlo más. Lo peor es cuando ves que el otro está en línea con el WhatsApp y no te contesta. Porque significa que está hablando con otras personas. En el fondo, vamos de muy modernos y conectados, pero seguimos siendo muy convencionales en las relaciones.

Lea: Estados Unidos ha elegido al socio equivocado

Yo creo que las redes sociales son buenas para quedar y pasar datos, pero no para comunicarse. El problema son las malas interpretaciones. Sin el lenguaje corporal, no se entiende lo que en realidad se quiere decir, pese a la ayuda de los emoticones. Esto no hace otra cosa que intensificar las paranoias.

Antes se entendía mejor si alguien estaba enfadado. Por no hablar los malentendidos que se producen si uno de los dos empieza a fisgonear en los archivos del celular de su pareja. En un móvil ahora tienes la vida de una persona. Incluso si la conoces, puedes llegar a conclusiones erróneas interpretando ciertas informaciones. Hasta te puedes poner celoso de los recuerdos de otra persona.

De alguna manera, si se decide usar estos sistemas, hay que aceptar las reglas del juego. Antes no éramos tan celosos porque no había la posibilidad de serlo. La ignorancia no era tan mala. Pero si ahora tú has permitido que la tecnología entre en tu vida, entonces ¡no te quejes!

Sin embargo, no todo es negativo. Definitivamente, el impacto de la mensajería instantánea no es neutro. Se rompen la distancia y el tiempo. Pero no es algo que sea necesariamente malo. Hasta puedes introducir distancias artificiales, estando en el mismo lugar. Por ejemplo, en una cena con invitados puedes enviarte comentarios con tu pareja y crear nuevas complicidades. Se abren espacios para nuevos matices afectivos.

Esto se percibe especialmente al comienzo de las relaciones, porque estas formas de comunicación permiten transmitir emociones de una forma más discreta.

Para sus preguntas puede llamar a los teléfonos: 506-2234-9839 / WA 7161-0298 o escribirnos en el Facebook por medio de la cuenta “Estética Khalessi”.

Dra. Roimy D´eljesus Cedeño, Especialista en medicina estética y medicina ortomolecular



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR