Viernes 17 de Agosto, 2018

Asumir la responsabilidad de su legado

03 de febrero, 2018

Paula García

[email protected]

Cuando era pequeña, ya hace varias décadas el periodo electoral era una verdadera fiesta Patria que se transmitía de generación en generación, donde el vecino tenía banderas diferentes a las que hondeaban mis padres, pero aún así se saludaban y apoyaban como vecinos que eran.

Las personas esperaban con ansias estas fechas para salir airosos a defender la patria empuñando una bandera, con la certeza que el partido, no el candidato por quién votarían sería el mejor, pero que indudablemente si perdían confiaban que el ganador daría la lucha por Costa Rica.

Con el paso del tiempo la fiesta se fue apagando, las banderas dejaron de engalanar las calles y la chiquillada dejó de gritar y ondear banderas de las que les daban sus padres pidiendo las pitoretas de los que transitaban a su paso. Quedando así al descubierto un nuevo estilo de vida costarricense.

Esta primera etapa habla de otra Costa Rica corresponde psicológicamente hablando a un periodo de interaccionismo en el que se cristalizaban y de alguna forma existía cierta despersonalización de los miembros de la Nación por una única razón se sentía todos/as parte de un mismo grupo.

Sin embargo el fenómeno electoral y político de la actualidad psicológicamente hablando corresponde a un nuevo emergente grupal que denota nuestro nuevo estilo de vida, en donde prima la individualidad, donde la pelea y el estar a la defensiva son solo síntomas predominantes.

Ya el civismo se reduce a elegir y sostener la decisión de un voto dependiendo de la cantidad de memes que vemos en redes sociales, nos limitamos a ver los resúmenes de los debates y nos reímos de las diferencias y ocurrencias de los candidatos.

Lea: Estados Unidos ha elegido al socio equivocado

Esto nos remite a un concurso de popularidad como si estuviéramos haciendo un concurso en redes sociales de quien pone más like en las urnas, dejando de lado el verdadero análisis político, las propuestas, no los trapos sucios, las ideas no las opiniones personales de cada uno.

La Patriótica costarricense dice claramente que no somos siervos menguados, sin embargo la mayoría de nuestros adultos jóvenes ni siquiera dedican una hora al día para ver las noticias y se limitan a elegir un presidente según las publicaciones recientes recibidas por redes sociales.

Y los más viejos o se siguen cuestionando el mejor postor , o han definido su elección sin hacer mucha bulla, quizá porque el temor a equivocarse es mucho, o porque hasta ahora caen en cuenta que alguna vez fueron como los más jóvenes de la actualidad que en su momento no se meditó el voto y hoy las consecuencias se ven reflejadas en el número de indecisos.

No se trata de jugar al tín-marín-de-do- pingüe, o jugar a tirar los dados o hacer un juego de piedra papel o tijera, antes de ir a votar, es el futuro de nuestros descendientes lo que está en juego, si bien es cierto todos somos únicos e independientes no podemos desligarnos de que formamos parte de una Nación a la que le debemos respeto, que nos da un cielo por techo y nos cobija con soberanía y paz.

Si ya decidió por quién votar maravilloso, independientemente de quién crea usted que sea el mejor; qué bueno que va a ejercer su derecho, pero hágalo con responsabilidad, y si todavía no se decide deténgase un momento y piense ¿Qué quiere dejarle a las nuevas generaciones?, porque su voto lo vea así o no; no es otra cosa que su legado.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

ACoupleTravelers (03/02/2018)

[url=https://lerablog.org/business/small-businesses/inspirational-quotes-for-new-tech-startups/]ACoupleTravelers[/url] Thank you because you have been willing to share information with us. we will always appreciate all you have done here because I know you are very concerned with our.