Lunes 19 de Noviembre, 2018

¿Lo recuerda? Así murieron sicarios que mataron a fiscal en Desamparados

Marco Antonio González07 de febrero, 2018 | 04:01 PM

Los sujetos que perdieron la vida tras un aparatoso accidente de tránsito en la rotonda de las Garantías Sociales en Zapote fueron los sicarios que acabaron con la vida del exfiscal Hans de la O Solís.

Así lo confirmó este miércoles el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza.

El accidente en que fallecieron dichos sicarios identificados con los apellidos Fernández Alvarado y Barrantes Solano sucedió el 22 de diciembre del 2017.

Ese día, el carro en que viajaban se salió de la vía y se volcó aparatosamente producto de la alta velocidad.

Ellos se dirigían de San Pedro a San Sebastián, luego de verse envueltos en un altercado en un bar al interior de El Pueblo con los oficiales de seguridad.

Espinoza explicó que los hombres en cuestión fueron contratados por terceros para perpetrar el homicidio, que ocurrió en Desamparados el 23 de setiembre del 2017.

Así murieron los hombres.

Ese día, el exfiscal De la O Solís se encontraba aparcando su vehículo en la cochera de su vivienda cuando una lluvia de bala acabó con su vida.

“Logramos establecer que el exfiscal había recibido cuatro impactos en su rostro y dos impactos en el tórax que provocaron su fallecimiento como consecuencia de haberse desangrado”, especificó Espinoza.

Los sujetos que murieron en la rotonda de las Garantías Sociales salen en un video obtenido por el OIJ en su proceso de investigación.

“Esto es parte de la investigación que nosotros estamos realizando que tiene un nivel importante de avance, tanto así que ya la sección de Homicidios había establecido como probable la participación de dos sujetos en el hecho criminal y me refiero ejecutores materiales del homicidio como las personas que se habían acercado donde De la O Solís y habían accionado armas de fuego en contra suya”, añadió.



VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Mario (07/02/2018)

Esa rotonda es heroe nacional, me imagino que todas esas ratas de caño eran golondrinas.