Sábado 17 de Noviembre, 2018

Día de los enamorados

14 de febrero, 2018

Mauro Fernández

[email protected]

Este día tiene muchas caras, que varían según las diferentes etapas de la vida. Son diversos los escenarios: desde aquellos que lo aprovechan para una conquista fugaz, los que viven una ilusión romántica y hasta quienes hacen propuestas serias, genuinas y eternas.
 
Para los que están por iniciar un vínculo, la fecha queda más que oportuna para sacar ventaja y ganar unos cuantos puntos en el juego del amor.

Ante un escenario social, lleno de corazones y melodías amorosas, angelitos y rosas, chocolates y peluches, los pretendientes superan el temor, la incertidumbre, las ansias, y se animan a formular la pregunta cumbre del todo o nada: “¿quieres ser mi novia?”; otros, menos diestros con la palabra pero más atrevidos, optarán por un beso furtivo como señal que marca el inicio de una relación.

Para esos noviazgos que ya “huelen a pan quemado”, el 14 de febrero suele ser el momento idóneo para pronunciar esa otra frase decisiva del amor: “¿te casarías conmigo?”, o su versión informal pero no menos genuina: “¿nos vamos a vivir juntos?”. Nuevamente el ambiente “arrempuja” a cualquiera. Si existe amor, si el sentimiento es auténtico, ningún temor podrá evitar un sí rotundo y pletórico de ilusiones.

El amor se asienta, el tiempo pasa, la estabilidad llega y las pretensiones aumentan. Cupido, ser alado, conversa con la cigüeña en los aires. Por eso muchos escogen precisamente el Día de San Valentín para hacer eterno el vínculo al emitir la más sentida de las frases: “¿pedimos un bebé?”. De nuevo el escenario hace eco a los deseos y muchos mandan a traer de París al nuevo ser.

Lea: El Juicio universal

Las parejas sabias, que llevan años de estar juntas, no desaprovechan la oportunidad que brinda este día para compartir una de las frases que más fortalece el vínculo: “¿te acuerdas?”. Rememorar y celebrar la propia historia: dónde nos conocimos, cómo nos conocimos, escuchar la canción con que nos conocimos, lo que hemos vivido, lo que hemos pasado, es parte de la magia de la vida en pareja.

De eso se trata este día: de sacar el tiempo para festejar la relación de pareja. Algunos dirán que eso se debe hacer todos los días, y es cierto, pero los trajines de la vida no siempre dan ese chance. Por eso, bien hacen quienes sacan el tiempo ese día para celebrar el estar juntos.

Las parejas que están en problemas pueden sacar el mayor provecho de este día. Muchas reconciliaciones sinceras y duraderas empiezan precisamente en el Día del Amor. A veces basta con solo decir una de las palabras más importantes en el mundo del amor: “perdón”. El encanto de este festejo nos ablanda el corazón, nos vuelve más proclives a la tolerancia, al “mea culpa” y al entendimiento.

Parejas que a pesar de múltiples intentos no han logrado superar sus diferencias pueden pronunciar la frase más trascendental del amor: “busquemos ayuda”. Esa sencilla frase suele ser el inicio de la solución de tantas problemáticas que agobian a las parejas de hoy.

Si usted no cree en este día y su pareja sí, lo felicito: es usted una persona muy inteligente. Espero que la inteligencia le alcance para entender la importancia de complacer a su pareja y zambullirse por entero en esta festividad.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR