Viernes 22 de Junio, 2018

La religión en la política

15 de febrero, 2018

Alberto Cabezas Villalobos

[email protected]

Estuve viviendo en el extranjero durante 6 años, por lo que no permanecí en el gobierno del PAC en Costa Rica, a mi regreso a nuestro bello país logré observar en una mirada no profunda muchos cambios desde las aceras accesibles a las personas con discapacidad, hasta nuevos comercios, prosperidad en las calles por lo menos de la capital y algunas zonas cercanas.

Vamos a una segunda ronda electoral donde se nos va a preguntar a todos (as) los (as) costarricenses inscritos en el padrón electoral: ¿por quién vamos a votar?

Existen muchos parámetros que podríamos tomar en cuenta para valorar a quién damos nuestro voto, por ejemplo la apariencia externa de los candidatos Alvarado, su tamaño y su forma de vestir.

Como estudiante de la Licenciatura de Periodismo he aprendido que estas formas de medir a quienes damos nuestra confianza o ponemos en puestos eminentes a personalidades gracias a nuestro voto no son las adecuadas.

Detrás de la princesa Diana de Gales que tuvo un descenso trágico se encontraba escondida una mujer triste, solitaria, frustrada y anhelando encontrar un hombre que le llenara de felicidad.

Detrás de la ex actriz Marilyn Monroe se escondía una mujer vacía, triste, cansada de vivir y que escogió la vía rápida para escaparse de este mundo a través del suicidio.

Detrás de algunos hombres ricos se escoden seres humanos temerosos de la muerte, tristes y desilusionados de la vida.

¿Quién podría creer que detrás de un muchacho como David, flaco, tímido y aparentemente temeroso se encontraba el más grande guerrero y el verdugo de gigantes?

Esta verdad también la encontramos en los partidos políticos y personas que se llaman ser cristianos (as).

Una iglesia pequeña, construida no de adobe, puede esconder a cristianos verdaderos, cristianos que están siguiendo los pasos de Jesús, amando a su prójimo como a sí mismos, que están llenos del fuego del Espíritu Santo, cristianos dispuestos al sacrificio. Pero lo opuesto también es verdad, podemos ver a una iglesia inmensa, preciosa con instalaciones, con lujo, con alfombras y puede ser de detrás de esta congregación exista de toda la ostentación, se esconda gente egoístas, vanidosas, etc.

Con lo que tenemos, no podemos juzgar a un libro por su portada. No podemos juzgar a un partido político por sus apariencias, ni lo que vemos por afuera.

Hay cristianos que se parecen a Sor María Romero, pero que esconden detrás de su apariencia muerte, frialdad y sequedad de huesos.

Para buscar lo que realmente nos debe definir para emitir nuestro voto es en el interior de los candidatos y solo lo podemos hacerlo por medio de la ayuda de nuestro Dios en oración para que nos dé la firmeza y paz en nuestros corazones por quién se debe dar nuestro voto.

Apocalipsis 2:3 y las últimas palabras de Jesucristo no van dirigidas al mundo de los pecadores, donde Él llamo a su propio pueblo al arrepentimiento. “Has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos”.

Lea: Elecciones de 2018: más que un cambio de autoridades de Gobierno

Es importante en esta época que vivimos de engaño, de manifestaciones falsas, de cosas que están llenando y azotando la iglesia examinar hoy más que nunca la condición de nuestro corazón.

Somos salvos por la fe, pero debemos ser luz por medio de nuestras obras. Ahora bien ¿has examinado qué obras han hecho los candidatos? Ellos nos pueden decir que tienen fe pero no tienen obras o un plan de gobierno bien definido. Esa fe es la fe de los demonios.

No basta que digan que creen en Dios. La Biblia nos enseña que cuando sea el juicio final se levantarán falsos profetas que digan: “echamos demonios en tu nombre, sanamos enfermos” y el Señor les va a reprobar diciéndoles “nunca los conocí”. La razón de esto es que muchas de estas personas hacían esto en su propio nombre.

Entonces tenemos a muchos en la televisión, en la política, en todas las áreas de la sociedad, pastores y líderes del evangelio que están haciendo de los dones un circo, dejando creer en el pueblo que ellos son los que tienen que tener la Gloria. De que ellos son los alabados y los que tienen que tener toda la exaltación. A estas personas Jesucristo les dirá “nunca los conocí” porque Dios quiere que todo lo que hagamos lo realicemos para su gloria y no para nosotros.

¿Qué pasará si bajara un ángel y te entregue una carta donde diga lo que opina Dios acerca de los candidatos? ¿De qué cosas te recomendaría Dios de alguno de los candidatos? ¿De qué cosas condenaría Dios a los candidatos?

Dios es el único que puede escudriñar la mente y el corazón. Pero nos dio inteligencia para que podamos actuar conforme a nuestro pensamiento y siguiendo el ejemplo que Dios nos dio de amor por tu prójimo como a nosotros mismos.

Alberto Cabezas Villalobos, Fundador Fundación Mundial Déjame Vivir en Paz





Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR