Jueves 13 de Diciembre, 2018

Volver a ser señorita

Mauro Fernández21 de febrero, 2018 | 02:18 AM

Históricamente, la cirugía plástica surgió como una medida terapéutica destinada a corregir diversas lesiones que alteran el aspecto o la función de determinadas partes del cuerpo. Las lesiones ocurridas en los campos de batalla, en accidentes de tránsito o por ciertos tratamientos a procesos cancerosos fueron las primeras que se corrigieron a través de las diversas plastías.

Hoy la cirugía plástica va más allá y se ha convertido en un procedimiento que entre muchos otros objetivos busca el bienestar estético del paciente.

Quizás el aumento mamario, las liposucciones y la corrección nasal son las más conocidas, pero también se pueden realizar estas cirugías en el área genital y entre ellas la reconstrucción del himen.

Hay muchas razones por las cuales se opta por la cirugía de reconstrucción del himen.

Algunas mujeres se someten a esta cirugía por razones religiosas, otras por creencias filosóficas, también cuando ha sucedido un abuso sexual; y otras, desde luego, tienen una motivación estrictamente personal. Sea cual sea la razón, siempre debe imperar el máximo respeto.

Lea: La muerte

Para entender cómo se realiza esta operación, debemos recordar que el himen es una estructura constituida por un tejido especial que abunda en el organismo, llamado tejido conectivo. Al momento de las primeras relaciones sexuales, el himen se rompe y el tejido conectivo se desgarra.

Estas zonas desgarradas, llamadas carúnculas himeneales, persisten por mucho tiempo, por lo cual pueden ser unidas mediante una sencilla cirugía, la cual permite conformar un nuevo himen que tarda entre tres a cuatro semanas para cicatrizar.

Aunque hay varias técnicas, en la mayoría lo recomendable es realizarla al menos seis semanas antes del momento en que se tiene pensado reiniciar la vida sexual, para dar tiempo a ese proceso de cicatrización.

La cirugía es un procedimiento simple y muy seguro, que dura cerca de cuarenta minutos. Usualmente se realiza bajo anestesia general y por lo general, se hace de manera ambulatoria, es decir, la paciente está hospitalizada entre cuatro a seis horas.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR