Viernes 14 de Diciembre, 2018

Sigamos descubriendo los minerales

Patricia Vial22 de febrero, 2018 | 05:23 AM

Los minerales son nutrientes que el cuerpo necesita, en pequeñas cantidades, para mantener su buen funcionamiento. Por ello, al igual que las vitaminas, son considerados micronutrientes.

Como nuestro organismo no es capaz de producir estos minerales, debemos obtenerlos a través de los alimentos.

En el artículo anterior detallamos las funciones del calcio, el cobre, el flúor, el fósforo y el hierro. Ahora, hablaremos sobre el magnesio, el selenio, el yodo, el zinc y los electrolitos:  

Magnesio: es especialmente importante para el corazón, los músculos y los riñones. Además, forma parte de la composición de los huesos y dientes, y participa en la producción del ADN. Se puede encontrar en alimentos como los frutos secos, las semillas de ayote y la espinaca.

Selenio: su función principal es antioxidante, pues ayuda a proteger el cuerpo contra los daños relacionados con el deterioro de las células.  Los principales alimentos fuentes de este mineral son las nueces de Brasil, los pescados, mariscos, frutos secos (sin incluir el maní) y las carnes rojas.

Yodo: aunque las necesidades de este mineral son pequeñas, participa en la formación de las hormonas tiroideas. Su deficiencia puede causar un aumento del tamaño de las glándulas tiroides, ocasionando el bocio (aumento en el cuello). Este mineral se obtiene a través de la sal yodada y algunos alimentos como los pescados y mariscos.

Lea: Los minerales son esenciales para mantener la salud

Zinc: entre sus diversas funciones, se destaca la participación en el crecimiento. Además, está involucrado en el desarrollo y funcionamiento del sistema inmunológico. Se encuentra principalmente en las carnes rojas y en algunos mariscos como los camarones y el cangrejo.

Electrolitos: los electrolitos son un grupo de minerales que incluyen el sodio, el potasio y el cloruro. Estos, en conjunto, ayudan a mantener el balance de los líquidos que existen dentro y fuera de las células del cuerpo, así como también el equilibrio ácidobásico.

El sodio regula la distribución de agua en el cuerpo y participa en la trasmisión de los impulsos nerviosos. Por otro lado, el potasio contribuye a transportar nutrientes (especialmente glucógeno), al interior de la célula y a excretar los productos de desecho fuera de las mismas.

El cloruro trabaja en conjunto con los demás electrolitos, sodio y potasio, para ayudar a regular la cantidad de líquido en el organismo y mantener el equilibro del pH corporal.

Todos los minerales juegan un papel especial en el crecimiento y desarrollo de niños y adultos sanos. ¡Apoye a su familia brindándoles comidas sanas, ricas y balanceadas!

Por Patricia Vial
Gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica

Foto de archivo con fines ilustrativos



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR