Viernes 22 de Junio, 2018

El Purgatorio

26 de febrero, 2018

Juan Luis Mendoza

[email protected]

Los entendidos, teólogos, unen el concepto de Purgatorio con una idea incorrecta acerca del Dios revelado por su Hijo Jesucristo. Según ellos, se mantuvo, y aún se mantiene, la visión de un Dios airado, vengador, que exige cuentas hasta de la más pequeña falta en que se incurre. Hay que pagarle todo para poder entrar en su presencia. Y esto aunque supuestamente ya haya sido perdonado. Y, de ahí la tan arraigada práctica del rezo por los difuntos o, como se repite popularmente por “las benditas almas del Santo Purgatorio”. Lo que equivale a que Dios sigue tan airado y vengativo y exigente como siempre. Claro que Jesús nos trajo el perdón y la salvación, pero los seres humanos seguimos pecando y alejados de esa salvación.

¿En qué nos fundamos para mantener la idea del Purgatorio? En el Nuevo Testamento no se halla ningún argumento ni en favor ni en contra. En el Antiguo Testamento se cita uno que usted puede leer en Libro Segundo de los Macabeos, capítulo 12, versículos del 38 al 46. Se trata de una guerra y la prohibición de apropiarse de los despojos de los enemigos caídos. Un pecado que es causa de la muerte de los soldados. Un sufragio ofrecido por los supervivientes en favor de los difuntos. Una clara referencia a la resurrección. Otra, no tan clara, sobre la necesaria satisfacción por el pecado de los muertos en el campo de batalla. La purificación, con llamas, en el Purgatorio.

La idea de purificación y Purgatorio parece provenir aquí de la visión de un Dios que exige ser calmado y satisfecho por el pecado de sus criaturas e hijos, que lo eran ya entonces y, más claramente, ahora, gracias a nuestro Salvador Jesucristo. Por lo mismo, teólogos modernos dudan cuando se insiste en fundar el dogma del Purgatorio sobre el texto que comentamos, y que, en resumen, se reduce a que queramos o no queramos, perdonados o no perdonados, debemos pagarle a Dios todo lo que le debamos.

Lea: La muerte

Pienso que tanto ese texto como otros más, especialmente del Antiguo Testamento, deben ser reinterpretados a la luz del Nuevo, de lo que nos enseña Jesús y su Evangelio. Como se ha dicho, “definitivamente, nuestro Dios no es un Dios de venganza ni de maldiciones, de torturas ni de muerte”. A propósito del Purgatorio, el Padre Cándido Martín advierte hasta qué punto se ha desvirtuado el concepto de Eucaristía: “Una vez con motivo de la celebración de la Santa Misa ante un escogido grupo de cristianos, se me ocurrió preguntar sobre las razones o razón de nuestras Eucaristías. Entre las respuestas, más o menos acertadas o pasables, hubo una que me chocó. Y fue esta: ‘La Santa Misa -dijo una devota- está para sacar las almas del Purgatorio’. La Eucaristía como sufragio, y ya”. El mismo autor añade: “Lo cierto es que las almas del Purgatorio llenan el noventa por ciento de la piedad, de la religiosidad de los ‘buenos cristianos’. La Iglesia lo propicia y lo mantiene; siendo así, pienso que algo habrá de verdad. Con todo, y con Santa Teresa -la de Ávila- digo que, si en el Purgatorio hay llamas, estas solo pueden ser ‘llamas de amor’. Dios es amor; solo con amor podemos pagar a Dios”.

Del mismo autor, esta síntesis: “Cuando Dios perdona, perdona y olvida. A Dios ya no le importan los días que alejado pasaste. Ahora, solo quiere de ti, tu hoy de convertido, tu mañana de comprometido”.

Del Purgatorio se puede pensar que se trata de un proceso de maduración necesaria para llegar a gozar plenamente de Dios. Y lo que, en ese sentido, se ha de pensar es que nuestro Dios cuando perdona, perdona y olvida; que cuando nos perdona, no busca que paguemos, sino que vivamos como perdonados; que vivir como perdonados es vivir en su Casa, en su Vida, en su Cielo. Lo que corresponde, al fin, es unirse Cielo y tierra y cantar juntos: “Con los Ángeles y Santos del Cielo, te cantamos diciendo: Santo, Santo, Santo…”.

Aún nos queda decir algo sobre el Infierno. Será en un próximo escrito, Dios mediante.

Reflexiones, Juan Luis Mendoza



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Carlos Uribe (27/02/2018)

Al parecer están tomado el tema del purgatorio de forma muy pero muy superficial. Les recomiendo el libro "el esplendor del purgatorio", el cual es un compendio muy completo sobre el asunto. Se puede adquirir en Amazon Books en este enlace: https://www.amazon.com/El-esplendor-del-purgatorio-Spanish-ebook/dp/B00FRS2RKG/ref=tmm_kin_swatch_0?_encoding=UTF8&qid=&sr=

Ben (27/02/2018)

Macabeos no es un libro bíblico es inventado por la Iglesia católica...como no tienen bases en su doctrina las inventan