Miércoles 20 de Junio, 2018

Retos de los diputados electos por Turrialba

28 de febrero, 2018

Luis Fernando Allen Forbes

[email protected]

En 1903 la fundación del cantón de Turrialba permitió a sus pobladores impulsar la creación de un centro de desarrollo que fomentó la actividad económica. Es así como el café, banano y caña de azúcar comenzaron a cultivarse a gran escala (producción para exportar) y dieron origen a las grandes haciendas de la región, en donde sobresalieron Aragón, Florencia y Aquiares como un claro ejemplo de progreso agrario ligado al comercio exterior.

Sin duda alguna el cantón de Turrialba fue un acontecimiento muy significativo para las familias que se establecieron en estos valles. El ser cantón le permitió una organización política propia para la creación de condiciones materiales y subjetivas, que procuraron el desarrollo agrícola de la región.

No obstante, Turrialba es una zona rural que presenta serias limitaciones que le impiden crecer, por ejemplo la deficiente provisión de infraestructura y de servicios, como son educación, banca y salud, lo que contribuye a acentuar las disparidades socioeconómicas con los centros urbanos e intensifica el aislamiento de los núcleos rurales.

El desarrollo del cantón de Turrialba está íntimamente ligado al de su gobierno municipal y actualmente la Municipalidad no avanza porque se haya atrapada en prácticas y herencias que no solo comprometen su eficiencia sino también su gobernabilidad.

Lea: Igualdad de oportunidades para todos

Turrialba es una región que tiene mucho potencial de crecimiento económico vinculado a la producción alimentaria y al turismo rural porque posee atractivos naturales importantes, entre ellos el Parque Arqueológico Guayabo, ríos caudalosos como el Pacuare y el Pejibaye para la actividad del rafting, nacientes de agua, volcanes activos, tierras fértiles en donde se produce café de gran calidad, caña de azúcar y banano, que configuran un entramado favorable a la generación de empleo productivo.

Asimismo posee una variedad climática y un paisaje esencialmente montañoso, que constituye el hábitat de especies de flora y fauna endémicas, raras y en peligro de extinción que nos marcan el camino para mejorar el aprovechamiento turístico y agrícola como dos alternativas de desarrollo.

Turrialba no quiere ser una zona subsidiada, quiere instrumentos eficaces para trabajar, lo que supone que con la elección de los tres diputados Paola Valladares del PLN, Pablo Abarca del PUSC y Laura Guido del PAC pueda crearse una sinergia para el desarrollo del cantón, impulsando proyectos desde la Asamblea para el combate a la pobreza y el desempleo.

Finalmente, Turrialba hace ya mucho tiempo viene sufriendo un deterioro progresivo a nivel económico y social. Los empleos estacionales y de emergencia son paliativos que poco aportan a la solución de un problema de carácter estructural. El cantón debe retomar su vocación agrícola e impulsar proyectos asociados a la agricultura y la agroindustria y volver a generar empleos.

Luis Fernando Allen Forbes, Asociación Salvemos El Río Pacuare, Director Ejecutivo, Telefax 2556-8763 / 8821-4536, [email protected] /cédula 1-612-997




Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR