Martes 11 de Diciembre, 2018

Particularidades de la elección legislativa 2018

01 de marzo, 2018

Sergio Araya Alvarado

[email protected]

El día 27 de febrero de 2018 el Tribunal Supremo de Elecciones emitió la Declaratoria de elección de diputados a la Asamblea Legislativa correspondiente al periodo constitucional 2018-2022 y que responde a la expresión del Soberano emitida en las urnas el pasado 4 de febrero.

Los resultados arrojados en la elección parlamentaria, y confirmados por el organismo electoral costarricense, ofrecen algunas particularidades, con respecto a la conformación de la Asamblea Legislativa resultante de los comicios celebrados cuatro años atrás, a continuación reseñadas.

La Asamblea estará conformada únicamente por partidos políticos inscritos a escala nacional, expresados en 7 bancadas, dos menos que las registradas en el cuatrienio 2014-2018.

Las fracciones unipersonales decrecen de 3 a 1.

Es además el parlamento con la más alta representación femenina. 26 de los 57 escaños serán ejercidos por mujeres, equivalente al 45,61% del conjunto del órgano unicameral.

De los 57 legisladores electos, únicamente seis han ejercido esta responsabilidad en al menos una ocasión anterior, lo que implica que un 90% del total de sus miembros debutarán como titulares del Poder Legislativo.

Tal y como ocurrió en 2014, el Partido Liberación Nacional aporta la mayor cantidad integrantes de la cámara legislativa. En esa ocasión con 18 legisladores y en esta oportunidad con 17.

Lea: Realidad actual de los partidos políticos en Costa Rica

No obstante su supremacía numérica, dista de garantizar con esta cifra el control de la Asamblea, toda vez que, como ocurrió en el presente cuatrienio, prevalece un balance de poder entre al menos cuatro bancadas con un peso político similar, donde la bancada verdiblanca deviene en la I minoría.

Huelga señalar que en la Asamblea Legislativa del periodo 2002-2006, el Partido Liberación Nacional alcanzó esta misma cantidad de curules, pero en la conformación de ese órgano, tal cifra lo situaba como la segunda fuerza política, superada por la fracción del entonces oficialista Partido Unidad Social Cristiana que registró 19 escaños.

En segundo lugar en cuanto a número de curules, se sitúa el Partido Restauración Nacional, quien asciende de 1 en el presente Parlamento a 14. Este elevado incremento de un periodo constitucional a otro, únicamente es superado por el Partido Republicano, que pasó de 3 diputados en la elección de 1958 a 18, cuatro años después.

El Partido Acción Ciudadana consigue diez escaños, tres menos que en este periodo constitucional en el que por primera vez asumió la titularidad del Poder Ejecutivo. Esta cifra es la más baja que registra desde su primera incursión en 2002, cuando obtuvo 14 diputaciones.

El Partido Unidad Social Cristiana es el otro partido político que aumenta su representación parlamentaria con respecto a los comicios de 2014. Alcanza 1 legislador más, situándose en un total de 9, pero pierde su representación en la provincia de Limón.

El Partido Integración Nacional retorna a la Asamblea Legislativa, tras la diputación ejercida en 1998. Veinte años después lo hace con un total de cuatro legisladores, uno de ellos repitente.

El Partido Republicano Social Cristiano aporta dos legisladores en su primera incursión en el escenario legislativo costarricense. Con su presencia, son ya 28 las agrupaciones políticas que, desde 1953 a la fecha, han elegido representantes ante la Asamblea Legislativa.

El Frente Amplio pierde 8 curules con relación a las alcanzadas en 2014, convirtiéndolo en la bancada unipersonal del próximo cuatrienio. Curiosamente dicho escaño será asumido por quien también enfrentó esa condición en el periodo 2010-2014.

A partir del 1 de mayo esta Asamblea con las características antes aludidas asumirá la conducción de Legislativo en un contexto político complejo y cambiante, que a su vez fue también detonante de la configuración reseñada.

Los desafíos, inmediatos y de mediano plazo, de orden coyuntural y de carácter estructural, esperan a este grupo de costarricenses que dispondrán de cuatro años para acometerlos. De la forma en que lo hagan, dependerá en buena parte el destino de la nación y la forma en que serán registrados en el libro de la historia de la Patria.

Sergio Araya Alvarado, Politólogo



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Rodrigo Salas Conejo (01/03/2018)

Las elecciones legislativas democráticas consisten en que el pueblo soberano, mediante sus votos, transfiere temporalmente el poder a sus representantes. Si dividimos el total de votos de cada partido, entre 39.000 votos necesarios para elegir a cada una de las curules, obtendremos un Congreso proporcional, legítimo, sin distorsiones y muy diferente al descrito. El oficial, fácilmente será dominado por el PLN-PRN, con 31 escaños, con la fórmula ya probada en la Alcaldía de San José y en la Presidencia del Congreso