Miércoles 20 de Junio, 2018

“El estruendo fue muy fuerte y el grito del chiquito”

Testigo narra lo que pasó con Sebastián.
Sharon Cascante04 de marzo, 2018 | 12:24 PM

Marco Camacho, fue alumno del Liceo de Costa Rica entre 2001 y 2004 y fue uno de los testigos de la muerte de Sebastián el miércoles anterior cuando lo arrolló el tren al costado sur del colegio.

Asegura que lloró con lo ocurrido pues se sintió identificado, ya que es padre de una niña y era un hermano liceísta.

Él contó a La Prensa Libre que iba caminando por el lugar, en la calle había cerca de cinco personas y muchos liceístas.

“Nosotros vimos que el muchacho estaba acostado en la línea, cuando vimos que venía el tren, yo de mi parte corrí hacia donde él estaba lo más rápido que pude para gritarle que se quitara, los que estaban más cerca de él eran unos muchachos que también iban pasando que le gritaron que se quitara”, recordó.

Según Camacho el menor accedió ante los gritos de los adultos que caminaban por el lugar, se levantó rápidamente y se quitó de la línea del tren.

Sin embargo, cuando Sebastián se levantó desde las aulas de ciencias, varios estudiantes le empezaron a gritar que por qué no lo hacía, que loca, maricón, y otras frases más.

“Dentro de la institución, gritaban desde las aulas de ciencias, eran bastantes, yo puedo decir que eran decenas de chiquitos.

En el momento me enfoqué más en él, pero cuando se dio el accidente volví a ver hacia arriba y lo que hicieron los muchachos fue salir corriendo”, recordó.

Marco asegura que tanto él como los otros testigos estaban un poco más tranquilos al ver que Sebastián no estaba accediendo a la presión de sus compañeros, pues estaba lejos de ellos.

En el lugar los testigos y adultos que intentaron ayudarle estaban a un lado de la calle, en medio estaba el tren y al otro extremo de la carretera estaba el menor de 12 años.

Lea: Emotivo mensaje para Sebastián: “Qué hago yo ahora sin ti”

“En ese momento en que iba pasando el tren y estaba en medio de nosotros, él se devolvió y se tiró al tren”, narró.

Los vagones les taparon, pero vieron que uno de los vagones se desprendió y tuvo un pequeño brinco, como cuando un automóvil pasa sobre un reductor de velocidad en carretera.

“Sonó un estruendo grandísimo, como cuando se quiebra una rama, el estruendo fue muy fuerte y el grito del chiquito. Fue algo impactante en realidad, cómo hacíamos algo por el niño si teníamos que pasar encima del tren, entonces estamos muy afectados.

Yo tengo mi hija y lo sentí muy propio y se me vinieron las lágrimas por el momento de presión y más que era un compañero como decimos nosotros de la familia liceísta”, recordó.

Camacho aclaró que los adultos presentes trataron de ayudarle a Sebastián, pero no pudieron hacerlo nuevamente cuando se devolvió hacia la locomotora, pues la maquina estaba en medio de ellos.

“Él accedió y después se devolvió por la presión que ejercieron los ‘compañeros y amigos’”, concluyó.

Marco recordó que estas “pruebas de hombría” se realizan en el centro educativo desde hace varios años, pero varían según los grupos a los que pertenecen.

En su caso, fue parte de los Banderines, por lo que su iniciación fue pasar corriendo por un pasillo en medio de los otros Banderines, quienes le hacían “masilla”.

Tras lo ocurrido con el menor de 12 años, el Ministerio de Educación Pública (MEP) intervino el centro educativo para dar soporte emocional a los estudiantes y el personal, incluso las clases se retomarán hasta este martes.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

icaro cr (06/03/2018)

Soy ex-alumno de ese colegio, de la década de los 90´s. Y si soy testigo, de que en dicha institución hay acoso. De la falsa idea de ser liceistas, de la falsa idea de que en el cuerpo de banderines estaban los más hombres, de que en los equipos de baloncesto, estaban los más hombres, de la falsa idea de que los hombres se golpeaban a la salida en las tucas o en el parque frente al gimnasio en Plaza Viquez. Soy testigo, de la cultura de falso machismo y hombría que existe en ese colegio. De las tontas tradiciones del dia del niño, soy testigo de que tuve compañeros que en noveno año ya tenían 18 años y solo malas costumbres tenian, soy testigo de que el sentimiento liceista es falso, y está fundamentado en una falsa creencia de más de 100 años y de grandes figuras, que salieron de ese colegio, que en un tiempo fue cárcel. Soy testigo de los irrespetos que muchos alumnos hacían a los orientadores en los años 90's. Soy testigo de lo ridiculo de ser liceista al irse a parar al frente del colegio señoritas y si no se iba, te tildaban de poco hombre. Gracias a Dios, sali de ese colegio, que en mi no dejo valores de nada.

Icaro CR (06/03/2018)

Es trágico lo que ahí sucede, recuerdo que a mis compañeros Afrocaribeños, se les ofendía por su color de piel, tenía un compañero de origen asiático, al cual le hacían burla de sus orígenes, cuyos padres tenían un rest. chino en Paseo de estudiantes, recuerdo a un profesor Medaglia que hacía unas alegorías para inspirar al estudio y buenas calificaciones, que al final caían en el machismo trillado, recuerdo a la famosa Rita, profesora de matemáticas que era una señora que fomentaba el odio, recuerdo al famoso Magnum el profesor de física que era un cavernario, recuerdo a Pinnock la profesora basquetbolista la cual ofendian por su color de piel, recuerdo que tenía a unos compañeros de Cristo Rey, que al final eran las lacras y que eran estudiantes fomentando el robo, asalto y peleas al final de clases, y asi podria citar y citar ejemplos de esa institución benemérita que por más de 100 años ha fomentado el acoso, el abuso, el matonismo y mucho mas de bajo nivel social. Yo ahí nunca pondria a mis hijos.

Aby (05/03/2018)

Todavía no salgo de mi asombro. Me duele tanto la muerte de este inocente motivado por el montón de maleantes, malditos sean y ojalá la vida se encargue de hacerles pagar lo que hicieron. Ojalá este crimen no quede impune. Que descansés en paz Sebastián!

Jose Campos (05/03/2018)

Cierren ese criadero de maleantes, eso es lo que tiene que hacer el MEP

Francinia (04/03/2018)

Llevarán en sus conciencias el resto de sus miserables días lo que hicieron, para justicia el tiempo.

Will (04/03/2018)

El MEP debe expulsar del Liceo a aquellos estudiantes que son responsables del ASESINATO. El Liceo y sus autoridades deben ser llamados a cuentas por el MEP. La Fiscalía debe procesar a los estudiantes asesinos y enviarlos a los Tribunales, para que estos a su vez los condenen y remitan a la cárcel. Al Director del Liceo mi repudio por estar graduando y alcahueteando TALIBANES.