Miércoles 26 de Setiembre, 2018

El infierno

05 de marzo, 2018

Juan Luis Mendoza

[email protected]

Santa Teresa de Jesús dice del diablo que es “el ser que no puede amar”. Y eso mismo es el infierno. El equivalente a “estar solo”. Se dice en ese sentido que existe un único sufrimiento: el estar solo. El cielo, por el contrario, es estar con Dios, unidos a Él por el amor. “Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en Él” (1Juan 3,15).

Por lo mismo, Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de Él si omitimos socorrer en sus necesidades a los pobres y pequeños que son sus hermanos (véase Mateo 25, 31-46). Consecuencia del no amar en la tierra, el no poder hacerlo en el cielo.

Se puede negar por más de uno la existencia del infierno. La realidad es que Jesús habla con frecuencia de la “gehenna” y del “fuego que nunca se apaga”, reservado a los que hasta el fin de su vida se rehúsan a creer y convertirse. Usted puede leer en Mateo 5, 22.29; 13, 42.50; Marcos 9, 43-48. Jesús anuncia con palabras duras que “enviará a sus ángeles que recogerán a todos los autores de iniquidad… y los arrojarán al horno ardiendo” (Mateo 13,41-42), y que pronunciará la condenación: “Alejaos de mí, malditos al fuego eterno” (Mateo 25,41).

Lea: El Purgatorio

Consecuentemente, la Iglesia enseña que el infierno existe y que es eterno. Ahora bien, esto no impide que se piense como Tehilar de Chardin: “El infierno existe, pero espero que no vaya nadie a él”. Y así otros pensadores muy respetables y hasta santos. En todo caso e insistiendo en ello, la pena principal del infierno sería la separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el ser humano la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira.
En ese sentido, usted comprenderá que, como se nos dice en el Catecismo de la Iglesia Católica, “las afirmaciones de la Escritura y las enseñanzas de la Iglesia a propósito del infierno son un llamamiento a la responsabilidad con la que el hombre debe usar la libertad en relación con su destino eterno.

Constituyen al mismo tiempo un llamamiento apremiante a la conversión: ‘Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha y qué angosto el camino que lleva a la vida; y pocos son los que la encuentran!’ (Mateo 7, 13-14)”.

En uno de los documentos del Vaticano II leemos: “Como no sabemos ni el día ni la hora, es necesario, según el consejo del Señor, estar continuamente en vela. Así, terminada la única carrera que es nuestra vida en la tierra, mereceremos entrar con Él en la boda y ser cortados entre los santos y no nos mandarán ir, como siervos malos y perezosos, al fuego eterno, las tinieblas exteriores, donde “habrá llanto y rechinar de dientes” (LG 48)”.

Obviamente que Dios no predestina a nadie a ir al infierno. Quien vaya a él lo hace por su propia y exclusiva decisión. Al fin sería porque “quiere” ir a él.
Por su parte, en la liturgia eucarística y en las plegarias constantes de los fieles, la Iglesia implora la infinita misericordia de Dios, que “nadie perezca, sino que todos lleguen a la conversión”. (2Pedro 3,9).

En el Misal romano, Canon romano 88, se ora así: “Acepta, Señor, en tu bondad, esta ofrenda de tus siervos y de toda tu familia santa, ordena en tu paz nuestros días, líbranos de la condenación eterna y cuéntanos entre tus elegidos”.

Solo nos resta decir: ¡Amén!

Juan Luis Mendoza, Reflexiones



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

simon (08/03/2018)

Disfrutamos mucho su comentaria sobre "el infierno", espedialmente las palabras de Chardin

Ronald Cantillano Saborio (07/03/2018)

Q PENA POR TODOS USTEDES...POR IGNORANCIA EXPRESA Y VOLUNTARIA HAN CONTRADICHO AL MISMO HIJO DE DIOS...ANTE EL CUAL UN DIA SE TENDRÁ Q DOBLAR TODA RODILLA...NO SE PUEDE RELACIONAR JAMAS ..LO Q HACEN HUMANOS MERCADERES DE LA FE ...CON LA REVELACION Q HACE DIOS X AMOR A TRAVÉS DE SU AMADO HIJO...PERO AY DE AQUELLOS Q CREYENDO SER SABIOS SE HICIERON NECIOS CON SUS DICHOS ANTE EL SUMO SANTO Y ETERNO DIOS...EL INFIERNO EXISTE PORQUE JESUS ASI LO DIJO...ESTE YO DE ACUERDO O NO...ES UN ASUNTO DE CREER O NO CREER ....Q TERRIBLE SERA AL FINAL DE NUESTRA VIDA..EL TENERNOS Q PRESENTAR A DAR CUENTA ANTE EL ETERNO Y CONFIRMAR Q SI EXISTÍA Y ERA VERDAD...TANTO LA BIBLIA Y TAMBIÉN EL INFIERNO...PERO YA SERÁ TARDE....