Domingo 23 de Setiembre, 2018

Las trampas de la innovación y la creatividad

10 de marzo, 2018

Paula García

[email protected]

Kastica decía: “la innovación es como un flujo continuo de ideas, proyectos, estructuras, valores y creencias…”. Esto resume la importancia de cómo, a falta de innovación y creatividad, tendremos incapacidad de movilizar nuestros recursos, pues serán siempre los mismos si no salimos del lugar conocido.

Esa incapacidad de movilización de recursos propios se convierte poco a poco en una mala costumbre a la que nos adecuamos, al punto de caer en la trampa de no cuestionarnos, de ser testarudos sin tener razón y a disminuir nuestras capacidades para resolver entre una situación y otra.

Y podríamos pensar, ¿cómo se relaciona esto con la creatividad e innovación? En realidad, en mucho, que para efectos de este escrito desglosaremos en tres puntos fundamentales.

- Limitar nuestra mente: Al cerrarnos a un único punto, nos olvidamos de una parte de nosotros mismos que necesita expresar, vivir y sentir de una manera distinta, y es solo desde esta capacidad de salirnos del punto conocido que empezamos a crecer.

- Cortarse las alas y no dejar volar a los demás: Cortamos las alas de los demás cada vez que tratamos de imponer nuestra propia manera de crear sin permitir que los demás se expresen a su propio estilo, nos cerramos a nuestra propia forma de innovar y crecer cuando pensamos que los demás se equivocan siempre, solo porque tienen propuestas distintas de actuar o de pensamiento.

Lea: El valor de lo inesperado

- La crónica del porfiado: Un porfiado se golpea y siempre vuelve al mismo sitio, solo esperando a ser golpeado, y cuando no nos damos permiso de crear y construir cosas nuevas en los diferentes aspectos de nuestra vida, ese es por consecuencia nuestro destino.

Es necesario incursionar dentro de nuestros diferentes ámbitos proponiendo ideas innovadoras que permitan una organización dentro de los diferentes entornos de nuestra vida. Se trata de ir por la vida detectando oportunidades, siendo flexibles a nuestra manera de posicionarnos en la vida.

Cuando no estamos claros de que, gracias a la desorganización creativa de ideas podemos hacer mayor uso de nuestra creatividad, tampoco podemos evaluar los niveles de dirección que permitan hacer de la creatividad algo productivo.

Por lo tanto, si usted se identifica con alguna de las trampas anteriores, no dude en que podría ser lo suficientemente testarudo/a como para autosabotearse de vez en cuando.

Recuerde reconocer que sus tendencias a ser anticreativo/a y limitaciones no son signo de debilidad, todo lo contrario, son seña de fortaleza y de que se cuenta con altos niveles de creatividad e innovación para sacarles provecho.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR