Martes 11 de Diciembre, 2018

“De la atención hospitalaria a la atención comunitaria”

13 de marzo, 2018

Delia Villalobos

[email protected]

¿Sabía usted que la salud mental es determinante para disfrutar la salud física? Se requiere estar a gusto, aceptarnos, ser productivos para defendernos y retar las enfermedades que no dan tregua para robar el ansiado bienestar.

La salud mental tiene que ver con las personas, las comunidades, las instituciones y los servicios de salud: pero además con los determinantes de la salud mental.

Según Golcher y otros, salud mental es un proceso de bienestar de desempeño personal y colectivo caracterizado por autorrealización, autoestima, autonomía y capacidad de responder a la vida en diferentes contextos. A lo que agregamos en escenarios bien complicados por situaciones violentas, cambiantes, con valores diferentes a los aprendidos y en un mundo globalizado donde se aprecia tener más y no el valor que como persona se tiene, lo que eres. La salud mental está relacionada con determinantes biológicos, ambientales, socioeconómicos y culturales y con sistemas y servicios que se ocupen de ellos.

En la salud mental entran en escena factores y condiciones que no todos tienen a su disposición y que intervienen ese maravilloso “bienestar mental”.
Es necesario entender que los riesgos de enfermar y morir en Costa Rica no se distribuyen equilibradamente en la sociedad, según Anchía.

Lea: Viva feliz

A pesar de los esfuerzos país que diversos gobiernos han intentado, no ha sido suficiente. Urgimos de programas de promoción y prevención en salud mental, requerimos espacios de y acciones que seduzcan: opciones de recreación que generen ocio, que nos desconecten de problemas, necesidades y necedades violentas que persisten en la sociedad, que roban identidad y formas particulares de ser y de vivir.

De la atención hospitalaria que es eje determinante se debe pasar a la atención comunitaria, como dice el slogan de la política nacional, para contar con servicios en todas las regiones del país, muy cerca de quienes los requieran. Es necesario unir territorios, servicios y programas entre los 52 actores que en el país ejecutan acciones de salud mental, unos enfocados en unos ejes y otros en algunos de ellos.

El Consejo Nacional de Salud Mental ha hecho un gran esfuerzo por cambiar las cosas, las instituciones, los profesionales, los técnicos, los servicios.
Según Anchía aún tenemos barrios descritos por demasiada crueldad donde conviven: pobreza, violencia, crimen, drogas, es un círculo perverso que genera serios desajustes a la salud mental.

La semana anterior el Consejo Nacional de Salud convocó a las instituciones a la Comisión Institucional y al Consejo Nacional de Salud Mental para conocer el avance del Plan de Acción de la Política de Salud Mental. Misma que fue elaborada para cumplirse del 2012 al 2021, construida por diferentes actores sociales y con la pretensión de fortalecer la salud mental, prevenir la discapacidad y retar los factores que nos exponen a éstas, afirmó la viceministra de Salud y presidenta del Consejo, María Esther Anchía.

Urgimos construir vida con calidad, retar y resistir la depresión, la violencia, las adicciones, el bullying los suicidios y tanto que nos arrebata la salud y la vida.
La salud mental debe convocarnos a todos y todas y cambiar la manera tradicional de abordarla, acercándola a la comunidad, a la familia, al territorio, apelar a los factores protectores, encantarnos con la vida, la armonía, los valores, la resiliencia, el trabajo conjunto. Encontrar sentido de vida, de los aportes que cada persona puede hacer, respetar las diferencias, escuchar lo que todos y todas tienen que decir.
Solo así usted y yo podremos vivir más y vivir mejor.

Delia Emilia Villalobos Álvarez, Presidenta de la Junta de Protección Social, [email protected]



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR