Domingo 21 de Octubre, 2018

Por Costa Rica

12 de abril, 2018

Christian Anchía Oviedo

[email protected]

Vivimos tiempos realmente complejos, como sociedad, como país, como estado, nos enfrentamos a la mayor crisis de nuestra historia y lo hemos dejado plasmado en este proceso electoral que ha concluido hace unos días.

Hemos sido testigos de cómo la sociedad costarricense y en especial la opinión pública se ha visto polarizada con fines electorales centrando en la opinión pública dos únicos temas, dejando asuntos coyunturales trascendentales para la sostenibilidad de la República como la conocemos y como la deseamos.

Nuestro país se enfrenta a una crisis fiscal realmente grave, con un sistema de pensiones IVM en crisis, asimismo con una Dirección de Tributación ineficiente y sobre todo atrasada tecnológicamente.

Usted se preguntará por qué vengo hoy a escribir sobre esto, la respuesta es básica y elemental, mientras las finanzas públicas se sigan viendo como asuntos que no deben intervenirse por la poca popularidad que acarrea, mientras el Estado no tenga la capacidad para enfrentarse seriamente a los evasores, sí a los grandes y los medianos a todos en general.

Mientras el sistema de pensiones no sea intervenido desde las opciones planteadas por el último estudio actuarial de la UCR, estaremos generando el caldo de cultivo para una crisis social de proporciones inimaginables, por eso vengo a escribir sobre esto.

Y es que el gobierno de unidad nacional que asumirá nuestro presidente electo el próximo mes de mayo, deberá iniciar un diálogo real y sobre todo libre de ocultismos, con los distintos partidos políticos y actores sociales que forman el Estado, y generar proyectos de ley, reformas y mecanismos que permitan un saneamiento de las finanzas públicas sin ir en detrimento de ejes como Seguridad, Educación y Salud, complejo panorama al que se enfrenta el nuevo gobierno.

Lea: Déficit fiscal y transacciones bancarias digitales

La CCSS tiene problemas profundos y de todos los costarricenses son conocidos, se debe intervenir la misma y se deben de tomar las acciones necesarias para su sostenibilidad.

Por otra parte en educación, se debe revisar el modelo educativo actual de primaria y secundaria así como la formación técnica y contrastarse con el mercado, de cara a observar si se está administrando el presupuesto de educación responsablemente en aras de la empleabilidad.

En materia de seguridad esperaría que el gobierno de Unidad Nacional que está por asumir, observe el fenómeno de forma integral, que inicie estableciendo una política criminal que permita gestionar las acciones pertinentes, que observe el fenómeno migratorio como uno que incide directamente en la incidencia criminal.

Hay grupos criminales internacionales que ingresan, se instalan y operan en nuestro país a vista y paciencia del sistema, es hora de cerrar fronteras y exigir visados a algunas nacionalidades, éste no es un tema de xenofobia, es un tema de seguridad nacional siempre visto desde la objetividad y racionalidad, ya no se pueden postergar más las acciones en materia migratoria.

En esta línea de seguridad, se debe fortalecer el Ministerio de Seguridad Pública, se debe procurar acciones reales que vayan profesionalizando la carrera policial, dotando a las fuerzas policiales del país de instalaciones y recursos de primera, siendo que en contraste el crimen organizado opera con tecnologías y equipos avanzados mientras en algunas delegaciones los recursos son escasos y obsoletos.

Mucho hay que hacer, mucho hay que dialogar, pero sobre todo es tiempo de actuar, hoy Costa Rica llama y demanda profunda seriedad, profunda responsabilidad, siendo que es su destino mismo el que está en juego, el bicentenario espera que surjan los acuerdos y las negociaciones que lleven realmente a la eficiencia en el funcionamiento del Estado, a mejorar las condiciones de los cuerpos policiales y establecer una política criminal que sirva como norte operativo.

Costa Rica demanda que la CCSS y su IVM sean fortalecidos y se garantice su permanencia, demandamos personas egresadas de los colegios públicos de este país con aptitudes para la empleabilidad, demandamos un estado que fomente la inversión, mejore en atracción y sea menos corrupto en su diario funcionar.

Hay mucho más que podría mencionar, como puntarenense, como joven, espero lo mejor para el país, espero lo mejor del nuevo gobierno y de la nueva Asamblea Legislativa, que asuman con responsabilidad y eficiencia la labor que Costa Rica les encomienda.




Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR