Domingo 22 de Julio, 2018

El Síndrome del Burnout o síndrome del Quemado

05 de mayo, 2018

Paula García

[email protected]

También conocido como síndrome del desgaste profesional, propuesto desde 1974 por Herbert Feudenberger, un psicólogo alemanoestadounidense que fue el primero en hablar al respecto y que con su primer libro impulsó a muchos otros científicos a investigar al respecto incluso al día de hoy.

Ninguna persona se encuentra exenta de padecerlo y cabe la posibilidad que en algún momento o etapa de su vida usted o alguna de las personas cercanas a su vida lo hayan experimentado, incluso sin darse cuenta especialmente en este mundo en el que se nos prohíbe sentir y expresar lo sentido.

Un síndrome es un conjunto de síntomas lo que implica que es complejo de abordar porque son fenómenos que van a desarrollarse caso por caso, dependiendo de las situaciones y la cronicidad de las mismas.

Se la llama Burnout porque la persona se siente literalmente quemada, en otras palabras, apelando al adjetivo coloquial y adjudicándolo a una persona, significa que existe un debilitamiento físico, conductual, emocional y psicológico de esa persona en relación a un plano que por lo general es laboral.

Sin embargo, puede extrapolarse a ámbitos en los que la presión y exceso de labores desgastan sobre manera a las personas, por ejemplo, los cuidadores de personas en fase terminal o cuidadores/as de personas con padecimientos mentales o demencias.

Según las investigaciones, las personas que suelen sufrir más de este síndrome son aquellas que trabajan expuestas a altos niveles de estrés, que tienen un trato constante con el público o que laboran en ambientes hostiles o muy peligrosos.

Lea: El adecuado manejo de límites con menores de edad

Varía su aparición y en quienes se desarrolla debido a las diferencias culturales, de crianza, de personalidad y las condiciones del trabajo, no obstante, algunas conductas pueden aumentar el riesgo de aparición como el asumir e intentar resolver tareas y funciones que no corresponden a su cargo

Entre las causas pueden señalarse horarios extenuantes de trabajo, pocas horas de descanso, trabajos con excesivo contacto con clientes o jefaturas altamente autoritarias o problemáticas, trabajos monótonos, trabajos con un desequilibro entre ganancia vs esfuerzo, poco reconocimiento laboral entre otras.

Presenta tres síntomas principales: el agotamiento emocional relacionado a un cansancio físico y psicológico en el que las personas pierden energía y pasión por lo que hacen, no solo en el trabajo sino en otros ámbitos de su vida personal.

La despersonalización, se presenta cuando la persona se vuelve irritable y aprensiva con sus labores, el trato con los clientes, pierde la paciencia fácilmente y no parece motivarse por nada, lo que implica que dentro y fuera del plano laboral se aísle y se vuelva distante, en este punto surgen enfermedades o síntomas físicos reales pero que no necesariamente tienen una base biológica también conocida como somatizaciones (migrañas, insomnio, dolores musculares y articulares, gastritis, diarreas, entre otras.)

Finalmente, la falta de realización personal donde la persona siente que sus expectativas laborales no fueron capaces de alcanzarse, la desmotivación y la falta de interés atacan el autoestima y autoeficacia haciendo que la persona refuerce su incapacidad para mejorar lo que altera la manera de percibir el entorno, por lo que acaba sintiéndose frustrada ante su trabajo y otros aspectos de la vida.

El abordaje de este síndrome es posible, puede mejorarse y una vez que se descubre es importante trabajar al respecto porque si se cronifican por mucho tiempo la persona puede renunciar, o en el peor de los casos caer en depresiones o presentar ideas de autoeliminación.

En algunas ocasiones es necesario medicar con antidepresivos en bajas dosis indicadas por un profesional, en otras un proceso psicológico puede ser lo único que se ocupe o en el mejor de los casos si la persona logra cambiar de condiciones laborales o encontrar otras cosas que le apasionen hacer además de su espacio de trabajo son suficientes.

De lo anterior, lo más importante es identificar: ¿Cómo se siente usted con su trabajo?, ¿lo emociona su trabajo, le gusta lo que hace?, ¿a pesar de los problemas habituales se siente valioso/a? De ser “no” sus respuestas, valore no tener alguno de los síntomas antes mencionados, y en su defecto busque la ayuda que considere conveniente, no vaya a ser y cuando la busque sea tarde y requiera de mucho más tiempo en recuperarse.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR