Martes 16 de Octubre, 2018

Emociónese saludablemente

14 de mayo, 2018

Delia Villalobos

[email protected]

Rafael Bisquerra, el prominente orientador español cuyos escritos siempre nos ponen de frente a las emociones, las competencias emocionales y el bienestar, nos llena de pensamientos y motivaciones para para seguir existiendo sin dejar en cada desafío la esperanza, la fe y hasta la vida.

Al leerlo encontramos y comprendemos que las emociones son una especie de motor que nos puede generar mucha energía y ganas de seguir el camino o por el contrario llenarnos de enfermedades, dolores, aflicciones y hasta dejarnos por siempre en compañía de la ingrata depresión.

Para que partamos del mismo punto, Bisquerra describe la educación emocional como un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, con objeto de capacitarle para la vida y aumentar el bienestar personal y social.

Recordemos que la educación emocional es preventiva, nos lleva a aprender del afecto y a desarrollar emociones saludables, optimistas, positivas y a prevenir el encuentro con patologías como la ansiedad, la angustia, la ira, los comportamientos violentos, las adicciones, la depresión y mucho más.

En tanto pone a nuestra disposición una serie de herramientas para facilitar las relaciones, mejorar la comunicación con otros, aumentar la capacidad para resolver conflictos, tomar decisiones, aumentar el control de las emociones, reconocerlas y hasta comprender las emociones de los demás, entre mucho que se puede agregar.

Lea: Organizaciones sociales para rato

Son beneficios que con sobrada justificación llevan a querer aprender más y a lograr esas competencias que llevan implícito disfrutar más de la vida.

Son tantas las situaciones, lo que añoramos y no alcanzamos, las frustraciones, los proyectos truncados que nos quitan la paz y nos roban la felicidad.

Son acontecimientos que se asoman al día a día para desafiar el curso de la vida, para poner a prueba que es fundamental la educación del afecto.

Bisquerra plantea que no es una tarea fácil, pero que somos libres y podemos decidir con qué actitud vamos a enfrentar las dificultades y las frustraciones.

Nos recuerda que las competencias emocionales son esas capacidades que nos ayudan a lograrlo. Menciona que la autoconciencia y el control emocional permiten comprender e identificar qué problemas y situaciones nos ofuscan y de qué manera reaccionamos.

Se trata de emociones no saludables que algunos señalan como negativas, describe Bisquerra, como vivencias desagradables cuando las metas se truncan.
Como se ha señalado, superar y vivir un mundo que nos reta, que nos amenaza, que nos pone frente a pérdidas, que demanda energía, voluntad, emociones saludables para neutralizar los desajustes y las frustraciones, pero fundamentalmente que nos encamine en ese maravilloso y cómodo equilibrio que ansiamos.

Pero las emociones son complicadas, tienen componentes que Bisquerra dibuja como neurofisiológicos, que son respuestas involuntarias: taquicardia, sudoración, sequedad de boca y respiración alterada, entre otras.

Como comportamientos que se manifiestan en expresiones faciales, tono de voz, movimientos del cuerpo.

El tercer componente es el cognitivo, el que permite según el citado autor “etiquetar” una emoción que se recibe desde dentro.

Las emociones cumplen funciones importantes, entre las que están la función adaptativa, que permite acomodarnos al entorno; la función informativa, que es la que envía mensajes cuando nos enfrentamos a los peligros.

Las emociones pueden afectar la percepción, la atención, la memoria, el razonamiento, la creatividad y otras facultades.

Por ello educar el afecto, aprender a reconocer emociones, controlar los efectos y generar emociones optimistas es fundamental para vivir más y vivir mejor.

Delia E. Villalobos Álvarez M.S.c. / [email protected] / Presidenta Junta de Protección Social



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR