Jueves 21 de Junio, 2018

Déficit fiscal: ¿Clase contra clase?

12 de junio, 2018

Albino Vargas

[email protected]

Por lo general, dada la naturaleza de nuestras tareas de lucha social en la actualidad, uno tiene posibilidades de recibir diverso tipo de información no necesariamente proveniente de fuentes oficiales, aunque si con cierto carácter de verosimilitud por su procedencia.

Esto es así, dadas las conexiones de las relaciones sociopolíticas de la cotidianeidad que se presentan en las esferas y en los espacios de poder y/o de toma de decisiones, tanto en el plano del poder formal como (especialmente), en el plano del poder real.

Aunque ya estamos acostumbrados a ello, sí llama la atención el alto grado de violencia político-verbal y escrita que se está desplegando en estos momentos en contra de las personas trabajadoras asalariadas del sector público; violencia ejercida por los fácticos poderes del latifundismo mediático-Grupo Nación (ya plenamente identificado como enemigo de clase de quienes laboran para el Estado); mostrándose así una concatenación de carácter estratégico entre las ideologizadas “informaciones de prensa” de esas matrices mediáticas antiobreras, con decisiones gubernativas del clan económico controlador de la administración gubernativa que recién acaba de comenzar.

Muchas personas trabajadoras que le votaron al actual Presidente, se muestran en estos momentos atónitas ante las decisiones tomadas por éste en el campo fiscal-tributario y del empleo público.

¿Por qué? Pues la línea político-ideológica de tales decisiones son las que han venido siendo promovidas, intensamente, en los últimos tiempos desde el periodismo ideologizado a favor del mercado libérrimo; para el cual lo importante es la actividad privada en el más amplio sentido del término, considerándose que lo público es un estorbo, en unos casos; o, en otros, es para apropiación mercantil en el caso de prometedores servicios públicos cuya privatización se ha retardado demasiado.

Es en este contexto que nuestros informantes nos hablan de que el presidente Alvarado, mediante las medidas de contención del gasto y rebajas salariales en el sector Público anunciadas ya por su Ministra de Hacienda (por cierto, hija política predilecta del latifundismo mediático enemigo del empleo público), está brindando una especie de “ofrenda sacrificial” a fin de que el enfoque “informativo” de su gestión gubernativa se exprese positivamente y, por tanto, no sufra un gran e inducido deterioro de imagen ante la ciudadanía; de modo que, en la primera encuesta de su mandato, aparezca en alta calificación a partir de los réditos del ataque al empleo público, generalizada e indiscriminadamente.

Lea: Déficit fiscal: ¡El odio de clase en acción!

Esta especie de coordinación ideológica entre el gabinete económico gubernativo (la “troika” Rodolfo Piza-Edna Camacho-Rocío Aguilar), el presidente Alvarado y el latifundio mediático enemigo del empleo público, genera más asombro entre los y las votantes de él (en especial, en segunda ronda), por su empecinamiento confrontativo de insistir en el paquetazo de impuestos-combo fiscal (expediente legislativo 20.580), cargado de inequidad, potenciador de más concentración de riqueza, profundizador de la desigualdad y generador de más altos niveles de corrupción vía el fraude fiscal con el robo de impuestos.

Estas dos fundamentales decisiones de política fiscal del nuevo gobierno (al menos de la parte de éste que tiene “la sartén por el mango”, la indicada troika), socavan la aspiración fundamental del eje fundacional del Partido Acción Ciudadana (PAC), de ser la “nueva” socialdemocracia costarricense, luego de la total neoliberalización del PLN, hoy en bancarrota política prácticamente irreversible.

El recortismo presupuestario-salarial con su mezcla tóxica de emocionalismo ideológico (“es la moda”), más incrementar la esencia regresiva del sistema tributario nacional (el combo fiscal-expediente 20.580), solamente puede garantizar la estabilidad del proceso concentrador de riqueza del “primer” segmento de la sociedad al que la ido bien, pero muy bien en los últimos tiempos, a pesar de que decrece en tamaño, pero no en acumulación.

Los otros dos segmentos (de los tres en que está partida la sociedad costarricense actual): al que le va y le sigue yendo mal y cada vez más mal (creciendo en tamaño, pero sin posibilidad ya de acumulación alguna); así como el segmento de los que todavía resisten la exclusión (mediando altísimos niveles de endeudamiento y con salarios congelados), no importan para los efectos del abordaje oficialista del problema grave del déficit fiscal.

Ambos segmentos parecen haber sido sentenciados ya a “ganar menos… pagar más”, no descartándose un aumento de sus penas en el corto plazo dado que la “ofrenda sacrificial” que el presidente Alvarado ofrece, es solamente para incrementa el endeudamiento del país en mil millones de dólares más, sin decisiones realmente sostenibles sobre el déficit; decisiones que corresponde tomar por un único lado: del lado del segmento al que la ha venido yendo bien, pero muy bien, en los últimos gobiernos… Clase contra clase se llama esta figura política.

Albino Vargas Barrantes
Secretario General Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Alonso (13/06/2018)

Hasta donde llega el descaro de este chulo Albino, están furiosos y hoy están entragando un documento a los magistrados de la sala lV por haberlos parado en 12 años de cesantía, que se ha creído este rascuacho de Albino, que es de sangre azul o de que color, todavía no se respeta el código de trabajo que dice 8 años y sigue llorando, este sinverguenza parásito no tiene limites, dice que hay 37 funcionarios que quieren renunciar, pues que renuncien, vayan y se ponen un negocio y se hacen millonarios cara de barro pero no a costa de un pueblo empobrecido por estos vividores parásitos.

Miguel (13/06/2018)

Don Albino en sus comentarios se nota ya falta de fuerza, no se puede seguir mintiendo mas, no se puede ocultar la realidad, ustedes los servidores públicos han abusado del erario publico, eso todo el mundo lo sabe y lo peor nos han sumido en una Costa Rica sexta-mundista, las obras publicas que otrora nuestros abuelos mostraban con orgullo desaparecieron, un tren de costa a costa que era una postal, hoy son tugurios mal olientes, trillos llenos de huecos que le llamamos carreteras, aquellas escuelas que hacía el MOPT en cada canton y distrito desaparecieron con su patio enorme, sotano y gran zona verde, hoy en día son cajitas de fósforo prefabricadas y conformese con eso, todo porque la prioridad son los pluses del sector publico, gente que se han hecho rica sin sudarse pulseandola en un negocio, al contrario haciendo nada, los proyectos de carreteras, puentes, aeropuertos son de 50 a 100 años plazo, a ellos solo les interesa montarse una hojita de excel, la formulan con el porcentaje de pluses y cada seis meses le meten el porcentaje de aumento de salario y a ver el resultado final millonario y para la playa carajo. Don Albino esta es la realidad del empleo publico en Costa Rica, trabajen todos para nosotros la realeza porque cada día necesitamos mas para nuestras vanidades. Costa Rica es lo que menos interesa.

Enojado (12/06/2018)

Albino El presidente dijo: "trabajar, trabajar y trabajar". ¿ Cuándo va a trabajar usted? Costa Rica está en crisis. Tenemos que trabajar todos. Pensiónese, retírese, váyase...o póngase a trabajar por una vez en su frustrada vida.