Lunes 24 de Setiembre, 2018

Dolores en la espalda

Dra. Roimy D´eljesus Cedeño14 de setiembre, 2018 | 05:30 AM

El dolor de espalda tiene muchas causas. La lumbalgia puede ser fruto de espasmos musculares (músculos muy tensos). Una hernia discal o una fractura de médula también pueden causar dolor lumbar.

Lea: Enfermedades en los pies

La anatomía de la columna vertebral es una combinación fantástica de huesos fuertes, ligamentos y tendones flexibles, músculos grandes y nervios muy sensibles. Está diseñada para ser increíblemente fuerte y proteger las raíces nerviosas altamente sensibles, y al mismo tiempo muy flexible para posibilitar el movimiento en muchos planos.

¿Qué es el dolor de espalda? La mayoría de las personas padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida. El dolor de espalda puede ser desde una pequeña molestia constante hasta una repentina punzada de dolor agudo que dificulta el movimiento. Puede aparecer de manera rápida tras una caída o al levantar un objeto muy pesado o ir aumentando de manera progresiva.

Entre los tipos de dolor de espalda se encuentran la lumbalgia, la dorsalgia y la cervicalgia. La lumbalgia es el más frecuente y afecta a la zona comprendida entre la base de las costillas y el principio del muslo. Por el contrario, la cervicalgia no es un trastorno tan frecuente, aunque sí produce molestias y dolor considerables.

El dolor de espalda se manifiesta de dos maneras: el dolor agudo, que se produce de repente y suele tener una duración inferior a seis semanas, y el dolor crónico, que se puede prolongar durante más de tres meses. El dolor crónico es menos frecuente que la lumbalgia, la dorsalgia y la cervicalgia.

¿Cómo te afecta el dolor de espalda? Si padeces dolor de espalda podría resultarte difícil realizar determinadas actividades, por lo que podrías ver interrumpida tu vida diaria y reducida tu calidad de vida. Movimientos como subir escaleras, levantar objetos pesados (u objetos que normalmente podrías levantar sin dificultad) podrían resultarte complicados y sentirías hormigueo o entumecimiento al moverte o al quedarte quieto.

A veces sientes un tirón o una contractura repentina. Hay gestos muy sencillos y útiles que puedes hacer cuando tienes un dolor fuerte en la espalda que no te deja mover. Un baño caliente o "hacerte una bola" puede ser útil.

Es cierto que, para prevenir el dolor de cervicales, dorsales o lumbares no hay nada mejor que la actividad física y una correcta higiene postural. Pero ¿qué deberías hacer cuando aparece una crisis de dolor? En esta fase puedes recurrir a tratamientos estéticos, especiales para esa molestia. En Estética Khalessi te brindamos los masajes descontracturantes de espalda.

También puedes realizarte estas dos técnicas de automasajes que alivian temporalmente.

1. Siéntate con la espalda recta y los pies apoyados en el suelo. Coloca las manos bien abiertas a ambos lados de la zona lumbar y frótala de arriba a abajo entre 10 y 12 veces con intensidad, de manera que el músculo que la recorre quede entre tu pulgar y el resto de tus dedos.
2. Desliza las manos por toda la nuca de arriba a abajo, ejerciendo una ligera presión con los dedos. Haz lo mismo desde cada oreja hasta los hombros, lenta y suavemente, de 10 a 12 veces.

Si deseas más información y tienes preguntas puedes llamar a los teléfonos 506-2234-9839 y 7161-0298 o escribirnos a Estética Khalessi en Facebook.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR