Viernes 19 de Octubre, 2018

Una relación de pareja madura

06 de octubre, 2018

Paula García

[email protected]

Con frecuencia vemos y medimos las relaciones con los termómetros de los ricos y famosos que se pasean por las alfombras rojas, desde que somos pequeños nos invitan a creer que las relaciones en general son de carácter mágico, donde las traiciones, las injusticias y el dolor son cosa de telenovelas.

Lea: El mal de nuestra época

El error está en que creemos que es de esa manera, idealizamos las relaciones, en especial las relaciones de pareja. Porque por lo general de entrada, al conocer a aquella persona podríamos creer que encontramos a esa persona que buscamos y que solo existe en nuestra cabeza.

Eso nos coloca muchas veces en situaciones incómodas en las que casi obligamos a la otra persona a cumplir con nuestras expectativas, para así sentirnos satisfechos y sentir que se cumple nuestro propio cuento de hadas.

Una relación madura tiene momentos de dudas, dolor, angustia, miedo y tristeza, también tiene alegrías, ilusión, pasión y paz, y requiere de paciencia, pero sobre todo de decidir cada día estar ahí al lado de la otra persona cuando se ve espectacular y cuando anda en fachas.

Es una pena que los bajos niveles de tolerancia a la frustración por los que pasamos nos llevan a extrapolar nuestras relaciones a bajos niveles de tolerancia a la frustración y cabe resaltar que esto no se refiere a irrespeto sino a la prudencia.

Pues cuando se es prudente en una relación madura se sostienen las emociones para hablar las cosas a sus tiempos, el otro no te completa, sino que te complementa, la otra persona no te hace mejor, sino que descubres nuevas formas de ser mejor gracias a su presencia, eso significa que estás en un continuo aprendizaje.

La madurez no significa que no haya diferencias o peleas sino que a pesar de ellas está por encima de todo el respeto por la humanidad del otro, y el respeto por lo construido en la relación como para no dañar los pilares de la misma.

Me sorprende ver como actos de humillación y degradación de una pareja se vuelven virales y memes en las redes, ver la cruda realidad de como la sociedad se presta para hacer leña del árbol caído y de cómo tenemos tergiversada la idea real de estar en pareja.

Una pareja no es un amante con el que se tienen relaciones sexuales ocasionales, una pareja no te golpea, no te falta el respeto seas hombre o seas mujer, una pareja no te degrada, ni habla mal de tu familia, no te quita tu libertad ni tu capacidad de crecer personal o profesionalmente, todo lo contrario, te ayuda.
Una pareja madura no te regaña como una mamá o como un papá, no te cuida como un hijo, te cuida como pareja, te chinea como pareja, no teme mostrarle al mundo quien sos, pero no necesita postear tus fotos para lucirte como si fueras carro nuevo.

Si busca una relación de pareja madura, primero dese el permiso de conocer a la otra persona, de disfrutar las diferencias, de aprender de sus debilidades y sobre todo de decidir cada día estar compartiendo el camino con esa persona, para crecer, acompañarse y ser mejores seres humanos.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR