Viernes 14 de Diciembre, 2018

“Creo que me oriné y él me dijo que era el punto G”

Dr. Mauro Fernández.
Dr. Mauro Fernández21 de setiembre, 2018 | 12:22 PM

Soy una mujer de 31 años. Me costó mucho superar el divorcio y preferí darme un tiempo sin tener vida sexual. Tuve relaciones con un compañero del trabajo y me pasó algo que nunca había experimentado sexualmente. Al momento de la penetración sentí un enorme placer y varios orgasmos seguidos, pero lo que me preocupó es que tiré mucho líquido, como si me estuviera orinando, pero era agua sin olor. Estoy preocupada. Él me dijo que era el punto G.

Esta es una situación relativamente frecuente que causa incertidumbre y sorpresa en ambos miembros de la pareja. En pleno acto sexual, y en medio de intensas sensaciones de placer, la mujer siente ganas de pujar y al momento de hacerlo nota la salida de grandes cantidades de líquido que, al terminar la relación, ha empapado la ropa de cama y hasta el colchón.

Al inicio los amantes lo consideran un simple percance, suponen que de tanto placer ella no pudo contener la orina. Sin embargo las parejas no tardan en darse cuenta de que, aunque las sábanas están empapadas, no tienen el bien conocido olor a orina.

En algunos casos los amantes detallan que este líquido es blanco o transparente; es decir, no tiene el amarillo oro o el amarillo paja característico de la orina. Desde luego, esto genera más extrañeza y algunos hasta temen que se haya reventado algún órgano interno o producido una lesión en los genitales. En realidad esta salida de líquido es lo característico de la eyaculación femenina: un líquido claro, que se expulsa a gran velocidad por el caño de la orina y no huele a orina ni es orina. Ese líquido es del todo normal y sale al estimular adecuadamente el mítico punto G.

Foto archivo con fines ilustrativos



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR