Domingo 23 de Febrero, 2020
Alexander Méndez 02 de noviembre, 2018 | 03:48 PM

Expulsan sacerdote por besar monaguillo

Arquidiócesis de San José.

La Curia Metropolitana, Arquidiócesis de San José, como el sacerdote Sidar Roberto Monge Quesada, acusado por los delitos de abuso sexual y cuyo juicio se lleva en los tribunales de Heredia, fue expulsado por la iglesia del estado clerical. 

Así lo expuso mediante un comunicado a GRUPO EXTRA emitido el pasado 25 de octubre titulado: “Información respecto al proceso eclesiástico, seguido en contra del sacerdote, Sidar Roberto Monge Quesada”.

Según consigna el documento, la investigación arrancó tras una serie de denuncias canónicas de las cuales una era de índole sexual, precisamente esta última es la que se ventila en los estrados judiciales en Heredia y la cual fue conocida en marzo del año 2011.

Precisa la explicación de la Curia que, “Se siguió el debido proceso y el 18 de enero del 2013, se recibe mandato de la Congregación de la Doctrina de la Fe, para incoar proceso penal administrativo, contra Monge Quesada. El 24 de setiembre del 2014, se impone por decreto la pena perpetua y expiatoria de expulsión del estado clerical”.

Lea: "No se confíen de un sacerdote"

Reza el documento además “Se estableció como fecha de comunicación del decreto anterior, el 29 de setiembre del 2014. Se le comunicó de forma personal el 14 de octubre del 2014 y se le informó de los plazos para apelación. Pasado el debido tiempo y seguidos los procesos jurídicos requeridos (habiéndose comunicado a la Sede Apostólica y recibida también su respuesta), se decretó la conclusión total del proceso, el 15 de abril del año 2015”, señala el escrito firmado por el Pbro. Rafael Ángel Sandí López, canciller de la Curia Metropolitana.

El juicio contra Monge y un odontólogo, arrancó la semana pasada y uno de los hechos que se les acusa según la denuncia, es que el excura de la parroquia de San Isidro de Heredia quiso besar a la víctima cuando este estaba en estado convaleciente tras una operación.

“…propiamente el 27 de mayo del 2009, el ofendido debió ser sometido a una intervención quirúrgica debido a una ruptura del ligamento cruzado del miembro inferior en la rodilla izquierda, cirugía de la que el acusado Monge Quesada estuvo muy pendiente. A partir de ese día y por un lapso aproximado de cuatro noches seguidas, pernoctó en la casa del afectado y sus padres, afirmando su intención de cuidar y velar por la mejoría del ofendido.

Ante su insistencia, los padres de la víctima, confiando ciegamente en lo dicho por el sacerdote de su comunidad -a quien respetaban y admiraban- permitieron la estadía del justiciable Monge Quesada en su domicilio, sito en San Isidro de Heredia, y que, además, durmiera en la misma habitación que el ofendido y a su lado en la misma cama.

La última de esas noches, en fecha que no se precisa, pero sí entre los últimos días del mes mayo de 2009 y los primeros días de junio de ese año, el acusado Monge Quesada, aprovechando que estaba a solas con el ofendido en su habitación, (…) acercó su rostro al del agraviado y de forma sorpresiva lo besó lascivamente en su boca, por lo que el ofendido -asustado por lo acontecido- fingió estar dormido”, detalla la acusación.

El canciller Sandí insistió en que Sidar no está siendo defendido por la iglesia, sino que la Licda. Vanessa Zúñiga, es la abogada de la Arquidiócesis y defiende a la Iglesia Católica, la cual tiene parte como responsable solidaria de la actuación del padre al momento que ocurrieron los hechos.

“El proceso eclesiástico es muy aparte de la situación civil, entonces en lo civil, aunque salga exonerado de la situación, ya fue juzgado en la parte canónica. Aunque la razón por la que se inicia el proceso es la noticia de lo que hoy se está indagando, la iglesia también encuentra otros errores por los cuales amerita la expulsión, pues incluso aunque a él lo exoneraran esta sentencia de la iglesia no cambiaría porque las razones en conjunto son suficientes para actuar como se hizo”, concluyó el Canciller.

El juicio contra el exsacerdote y el odontólogo reinició este jueves con la declaración de un testigo de la defensa del excura y del odontologo.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Alexander figueroa (02/11/2018)

que estupidez la suya mae JUANITO que tiene que ver la sotana el ser sacerdote o cualquier profesión con que sea gay o no? que tiene que ver con una preferencia sexual acá lo mano es que los sacerdotes quienes tienen se supone una enorme responsabilidad de acercar al pueblo a Dios más bien producen divisiones y separaciones con sus actos; y se supone que tienen que dar el ejemplo y es que caso contrario puede ser heterosexual el padre y aún así pasarse y agredir o abusar de una mujer. mae use la cabecita para pensar!!

Juanito Mora (02/11/2018)

Todos los sacerdotes son playos pero no todos los playos son sacerdotes.