Viernes 07 de Agosto, 2020

Las personas con discapacidad también envejecen

05 de noviembre, 2018

Delia E. Villalobos Álvarez

[email protected]

No hay duda, el envejecimiento camina entre nosotros sin detenerse, sin aplicar restricciones, cumpliendo su misión; y una preocupación que nos inquieta desde hace algunos años es la manera cómo lo vivirán las personas con discapacidad intelectual que hoy participan felices en los Centros de Atención Integral para Personas Adultas con Discapacidad (Caipad).

Lea: Disfrutar más décadas

Pero de manera preponderante debe ser tema de discusión urgente de los entendidos en la materia, de los entes rectores como Conapam y el Ministerio de Salud, de instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social, el Conapdis y otros que invierten segmentos importantes de recursos técnicos y financieros.

De manera destacada rescato a las personas que están envejeciendo con síndrome de Down pues, como anota Ofarrill “la población síndrome de Down también se ha beneficiado de la esperanza de vida. En 1900 era de 9 a 11 años, mientras que en la actualidad rebasa los cincuenta e incluso algunos llegan a los 70…

Las características de las personas que conviven con este síndrome son relacionadas con la enfermedad de Alzheimer pues según los especialistas consultados el cromosoma 21 extra que tienen presentan producción de una proteína que conlleva el depósito de placas amiloides en el cerebro asociadas con la enfermedad de Alzheimer”.

La tasa de aparición de enfermedad de Alzheimer en la población con síndrome de Down es muy superior a la del resto de la población, incluida la que tiene discapacidad intelectual diferente de este síndrome.

Flórez, por su parte, expresa que la aparición y la evolución de enfermedad de Alzheimer muestra un alto grado de variabilidad interindividual. Reconoce que hay personas con síndrome de Down que no han desarrollado demencia a edades muy avanzadas.

Sin embargo, algunos estudios estiman que el 25% puede mostrar signos y síntomas de demencia tipo alzhéimer a partir de los 35-40 años.

Pero las investigaciones realizadas concuerdan en que lo cierto del caso es que las personas que se ven cara a cara con este síndrome muestran envejecimiento precoz pero no necesariamente todo se debe relacionar con la enfermedad de Alzheimer.

Es posible, como lo narra Flórez, que las personas con Síndrome de Down muestren disfunción inmunitaria, formación de cataratas, presbiacusia, atrofia de la piel, deterioro cognitivo, neuropatología de Alzheimer sin demencia, algunas neoplasias y aparición de Alzheimer.

Pero también pueden presentar obesidad, apnea obstructiva del sueño, osteoartritis, menopausia temprana, osteoporosis, hipertiroidismo y pérdida de energía entre otros.

Los especialistas de las personas que conviven con el síndrome concluyen en el determinante significado que tiene aprovechar los factores preventivos para que estas personas vivan con calidad la expectativa de vida creciente que hoy se tiene.

Recomiendan controles de salud periódicos, mucha observación y cuidados, alimentación saludable que incluya vitaminas C, E, betacaroteno y coenzima Q, aceites vegetales, germen de trigo, frutas rojas, verduras como zanahoria, remolacha, brócoli, legumbres, frutas secas y semillas.

Pero, además, un factor protector que no puede faltar es el ejercicio físico moderado, la participación y la comunicación social y actividades que incidan en la contención del deterioro cognitivo.

Recordemos que la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva, de tipo demencia que según Martínez avanza gradualmente y se manifiesta en varios estadios. Destruye gradualmente las células cerebrales y afecta la memoria, el juicio, la comunicación, las actividades de la vida diaria y todas las dimensiones de calidad de vida.

Tenemos que hacer más, son necesarios programas que desde ya inicien con mucha antelación la inclusión de personas con síndrome de Down, lugares, espacios y oportunidades que permitan a estas personas disfrutar y construir con otros el envejecimiento.

Desarrollar sus capacidades, llenarse de nuevos aprendizajes, ejercitar de maneras creativas y realizadoras la atención, la concentración, la memoria. Mover su cuerpo y por su medio promover la salud física y mental.

Solo así usted, yo y muchas personas con síndrome de Down podremos vivir más pero también vivir mejor.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

the impossible quiz (06/11/2018)

Your article content is being a lot of people interested, I am very impressed with your post. I hope to receive more posts.