Domingo 18 de Noviembre, 2018

Docentes a reconquistar el placer de enseñar

05 de noviembre, 2018

Luis Fernando Allen Forbes

[email protected]

La huelga es un derecho fundamental de los trabajadores, que les permite defender sus intereses frente a la superioridad del empresario, o ante la propia Administración Pública.

Lea: Políticas fiscales inteligentes según FMI

La característica principal de este derecho es la “cesación en el trabajo o en la prestación de servicios”. No obstante, este no es un derecho ilimitado. El límite principal es el mantenimiento de unos servicios esenciales para la comunidad y al mismo tiempo es el que genera más conflicto entre los trabajadores huelguistas y la sociedad.

Cabe destacar que pese a las declaratorias de ilegalidad de la huelga y el rechazo del Proyecto 20.580 para sanear las finanzas públicas por parte de los sindicatos, al día de hoy el movimiento se diluyó y actualmente la protesta se limita a algunos funcionarios del MEP, ICE y algunas municipalidades.

El 15 de setiembre, fecha en que celebramos nuestra independencia, será recordado por los costarricenses como el día en que muchos docentes abandonaron a sus estudiantes, la causa, la alegría, la libertad y el amor a la educación por intereses meramente sindicalistas.

Los educadores son los padres, los consejeros, todos los que se “entregan”. La vocación educativa es precisamente haber comprendido que se trata de una vocación, de una misión, así es como lo perciben los jóvenes y así fue entendido por las sociedades primitivas.

La vocación debe ser el hilo conductor e ineludible de la acción docente, vocación es la fuente que impulsa a crear habilidades y aptitudes para ser un mejor educador o educadora, son nuestros sueños e ilusiones, lo que nos inspira, lo que nos apasiona, es la expresión de nuestros valores.

Desde esta perspectiva el educador no debe ser cómplice del sistema opresor-económico, que tiene como único fin la adquisición de bienes materiales y la anulación del pensamiento crítico-reflexivo.

Los profesionales con verdadera vocación por la educación logran abrir caminos en la búsqueda de nuevos paradigmas educativos que brinden a la sociedad un cambio significativo que motive e induzca al placer de guiar y crear condiciones para el aprendizaje, y compartir estas experiencias para su retroalimentación y perfeccionamiento.

Por tanto, los docentes necesitan recuperar el placer del aprendizaje, rescatar esa chispa que los mueve a descubrir, crear, inventar, pensar, compartir, investigar, gozar del hacer y del ser. La vocación educativa es una experiencia muy amplia, una vivencia de servicio y promoción humana.

Finalmente, el sindicato y los maestros tendrán que hacer una evaluación de su accionar y las implicaciones sociales irreversibles.

Los padres de familia deberían ser los primeros defensores del derecho a la educación y velar por que sus hijos no pierdan clases, pues eso les afectará a corto y largo plazos. El Congreso de la República, en situaciones como esta, deberá actuar pensando principalmente en los intereses del país.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

LUIS MARTINEZ (08/11/2018)

SEÑOR, INFÓRMESE MEJOR, LOS DEL I.C.E. NO ESTÁN EN HUELGA DESDE EL 11 DE OCTUBRE