Sábado 17 de Noviembre, 2018

El neoliberalismo "progresista"

06 de noviembre, 2018

Albino Vargas Barrantes / ANEP

[email protected]

No sabemos si alguien pudo haber pronosticado la naturaleza de la transmutación del Partido Acción Ciudadana (PAC), en la herramienta política renovada que le daría el impulso "final" a la pendiente neoliberalización completa de nuestra sociedad; siempre ansiada por los sectores dominantes de la economía, pero postergada por la resistencia popular de los últimos 30 años, por parte de lo más rancio y retrógrado del capital oligárquico-financiero, mismo que ya había "asaltado" la otrora socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN),y su contraparte ideológica-filosófica, a nivel de partidos, la Unidad Social Cristiana (PUSC), cuando esta enarbolaba la Doctrina Social de la Iglesia Católica como su estandarte guía.

Lea: "Usted tiene que decir que no afecta”

Cuando el PAC asume la frenética defensa y promoción a ultranza de los fuertes contenidos ideológicos del expediente legislativo 20.580, cargados de postulados neoliberales (como la regla fiscal), se convirtió en el relevo partidista del desprestigiado PLN-PUSC (popularmente conocido como PLUSC), aunque teniendo a ambos como muletillas en el camino del ejecútese de lo que queda del Estado Social de Derecho; así como de lo que queda de las rentables empresas públicas, cuya entrega-regalo al sector privado sigue en la agenda neoliberal como punto número uno.

Que el PAC abrace uno de los más perversos contenidos del expediente legislativo 20.580, la regla fiscal, ni su mismo promotor ideológico lo hubiese pensado: Miguel Ángel Rodríguez Echeverría, neoliberal notable de la escuela ANFE.

Esa regla fiscal del 20.580 es la traducción actual de las, en aquel momento, fracasadas "garantías económicas", cuando fueron impulsadas por el mencionado político.

Que el Gobierno PAC muestre un desprecio imprudente por el diálogo social, decidiéndose por el autoritarismo, no es más que aplicar el viejo sueño de Óscar Arias Sánchez, de aplicarnos "la tiranía en Democracia"; mostrando así este señor y en el entonces de su segunda presidencia, con tan perverso anhelo, la incapacidad política (hasta aquel momento), de la clase capitalista hegemónicamente dominante, de controlar por completo la rebeldía popular ante la dominación neoliberal.

En consecuencia, pareciera que la derecha política plutocrática del capital oligárquico-neoliberal, la hegemónica y económicamente dominante; comprende que ha estado bien acomodado en el PLUCS pero agotado éste por sus corruptelas; decide encuadrarse dentro del "progresista" PAC y le da visto bueno a éste para la promoción de los derechos humanos de minorías que habían venido siendo humilladas e invisibilizadas (y hasta perseguidas), durante los gobiernos del PLUSC cuando éste era pujante y no se le había agotado el espacio político para la neoliberalización plena de la sociedad.

Avanzar en este sentido era ya completamente inviable para el desprestigio PLUSC y mucho menos lidiar con sus conservadurismos internos en aras de los derechos de esas minorías.

Por tanto, podríamos estar de cara a una de las facetas de lo que en otros lares se viene conceptuando como neoliberalismo "progresista": se acepta que el ajuste fiscal que vale (el único-totalitario), es del fundamentalismo neoliberal, por un lado; por otro, que los derechos humanos pueden segmentarse (no aplicarse integralmente), para que protejan a minorías que habían estado marginadas de los mismos en gobiernos del oficialismo neoliberal de corte conservador.

Ahora seguimos con un oficialismo neoliberal... pero "progresista".



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

the impossible quiz (07/11/2018)

Your post is very nice and meticulous to leave me a deep impression. I hope to receive more posts.

Juanito Mora (06/11/2018)

Totalmente de acuerdo con Don Albino. Me parece que al tico de hoy en día no le interesa lo que le sucede a los más pobres. El plan fiscal va a encarecer todo en este país incluso para la ya muy golpeada clase media.