Sábado 17 de Noviembre, 2018

El presupuesto: herramienta vital para el manejo de nuestras finanzas

07 de noviembre, 2018

Jorge Salazar Rodríguez / Socio de Auditoría

[email protected]

La elaboración de un presupuesto resulta fundamental tanto a nivel de compañías, Gobierno, instituciones en general, al igual que a nivel personal o familiar. Puede utilizarse para ejecutar proyectos continuos como la operación de una compañía, el mantenimiento de un hogar o programas específicos como desarrollar una nueva línea de servicios o hasta construir una casa, comprar un carro, organizar eventos familiares, entre muchos otros usos.

Lea: Haga un uso inteligente a su aguinaldo

Estamos a pocas semanas de finalizar el año, época en la que generalmente recibimos algún dinero extra, proveniente de aguinaldos, dividendos de asociaciones solidaristas, ahorros, entre otros, pero además un período en el cual se incrementan los gastos familiares, regalos, fiestas de Navidad y fin de año, impuestos, marchamo, vacaciones, etc.

Puede convertirse en un momento en el que las finanzas familiares se descontrolan, y en muchos casos, si no contamos con un presupuesto que nos ayude, podríamos experimentar que los gastos de fin de año superen los ingresos familiares, y lo que resulta más preocupante es que, probablemente hasta que recibamos los estados de cuenta de las tarjetas de crédito en los primeros días del año nuevo, nos percatemos de la situación.

Por tanto es recomendable, no solo para los últimos meses del año, sino de manera continua, implementar el uso de un presupuesto que permita controlar de forma adecuada y oportuna las finanzas familiares.

La elaboración de un presupuesto es un ejercicio relativamente sencillo, al alcance de cualquier persona o familia, que nos puede ayudar a evitar muchos dolores de cabeza y que nos permitirá ejecutar proyectos de manera realista, acordes con nuestros ingresos. Los dos pasos básicos para elaborar un presupuesto son:

1. Determinar los ingresos o recursos disponibles para el periodo o proyecto a realizar.

2. Restar a esos ingresos los costos necesarios para el proyecto, por ejemplo; en el caso de un presupuesto familiar, serían: alquileres, alimentación, pago de deudas, servicios públicos, etc. Para otro tipo de proyectos, como unas vacaciones, se considerarían costos tales como transporte, hospedaje, alimentación, etc.

Generalmente, los ingresos o recursos a destinar para un presupuesto es un monto relativamente sencillo de determinar, pero hay que ser muy cuidadoso y específico con los costos por incurrir, es fundamental determinarlos de forma íntegra y realista, para que el presupuesto cumpla su objetivo y sea efectivo.

El resultado de esta simple resta nos permitirá concluir si el proyecto es realizable, o debe de ajustarse, destinando más o recortando recursos en ciertas líneas, de manera que se apegue al objetivo, pero, sobre todo, siempre dentro de nuestra realidad económica.

Intentemos realizar un presupuesto, nos dará orden y tranquilidad.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR